fbnoscript
30 de diciembre de 2019

Las reinas de la vendimia pararon, la CGT se borró

Sin agua no hay vendimia.

La triunfante pueblada mendocina por la recuperación de la ley 7722 contra la ley cianuro votada por todo el arco político tradicional de la legislatura, menos el FIT, sumó la adhesión de la Comisión de Reinas Nacionales de la Vendimia (CORENAVE) quienes a través de un comunicado publicado en su cuenta de Facebook el 24/12/2019 manifestaron unirse al reclamo del pueblo y apoyar incondicionalmente la ley del agua y su rechazo a participar de los actos vendimiales 2020, citamos una parte del comunicado:

“Frente a la negativa por parte del Gobernador, Rodolfo Suárez para retrotraer la modificación que habilita el uso de contaminantes, como cianuro o ácido sulfúrico, y el rechazo a la protesta, creemos necesario y urgente, solicitar no se realicen ningún acto previsto para la Vendimia 2020, hasta que se de marcha atrás con esta reforma que pone en peligro nuestro recurso más preciado que es el Agua. Si no es así, entendemos no hay nada que festejar y por ende SIN AGUA NO HAY VENDIMIA.”

“Solicitamos a los Departamentos se adhieran a esta medida para poder levantar la voz, exigir el cuidado de nuestros recursos naturales, y establecer políticas públicas reales que defiendan al medio ambiente.”

En la instancia de “diálogo” que presentó el gobernador Suarez el día viernes 27/12, acorralado por la movilización popular que se extendía y masificaba en todo el territorio con piquetes y las más diversas formas de lucha por la 7722, recibió por la mañana a la Comisión de Reinas Nacionales de la Vendimia en la casa de gobierno donde surgió el compromiso oficial de derogar la ley cianuro ante la falta de consenso social, parte del comunicado de la Corenave expresaba:

“El Gobernador de la Provincia se ha comprometido a que si no hay consenso social, instará al Poder Legislativo a que se derogue la Ley 9209.

Mientras esto no suceda, creemos necesario y urgente seguir manteniendo la postura inicial.

Apoyamos de manera contundente a los departamentos de Maipú, Lavalle, Tunuyán y San Carlos que en el día de la fecha han comunicado que no se realizaran las fiestas departamentales hasta que no se dé marcha atrás.

Solicitamos a los demás departamentos se adhieran a esta medida para poder levantar la voz del pueblo de Mendoza, exigir el cuidado de nuestros Recursos Naturales y establecer políticas públicas reales que defiendan el medio ambiente.

El agua de Mendoza, no se negocia.

#SinaguaNOhayvendimia #La7722nosetoca”

Quedó en evidencia por un lado, el poder que tienen las fiestas vendimiales de acuerdo al estado de ánimo popular, históricamente todos los reclamos sociales por salario, trabajo, educación, contra los despidos, por la 7722, etc. se han hecho oír en el Carrusel (sábados a la mañana) con la ya famosa “contramarcha del carrusel” donde confluyen sindicatos en lucha, artistas y bailarines del acto central vendimial, asambleas del agua, la izquierda siempre está presente como el PO-FIT, el Polo Obrero, también las comparsas bolivianas cada vez que son discriminadas en la participación de la vía blanca o carrusel por las comisiones organizadoras del gobierno.

Por otro lado, evidenció la necesidad del gobierno de frenar un potencial estallido en el marco de fiestas que son un negocio millonario para sectores empresariales del comercio, turismo, hotelería, bodegas, transporte, televisión, etc. que ya estaban viendo amenazadas las reservas hoteleras y venta de paquetes turísticos.

Es brutal el contraste entre la acción decidida de las reinas vendimiales de sumarse al reclamo popular en jornadas históricas, con la parálisis de la conducción sindical de la CGT y CTA que sólo actuó en la primer jornada frente a la legislatura el día de la votación de la ley cianuro como parte del lobby minero.

Ni siquiera fueron capaces de repudiar públicamente la represión del gobierno de Suárez en la jornada de la movilización más grande de la historia.

Una vez más las mujeres se plantan ante el gobierno antes que las conducciones de la CGT y CTA. En éste caso fueron las reinas vendimiales, figura sobre la cual existe un debate en el movimiento de mujeres sobre su existencia y rol, pero que cosechó la simpatía de un pueblo movilizado. Las burocracias sindicales que dirigen las centrales obreras sólo se colocan ante el gobierno de rodillas para garantizar el pacto social que reclaman las patronales, el presidente megaminero Alberto Fernandez y el gobernador radical SuareDe éste hecho político, podemos concluir como enseñanza para el movimiento de mujeres que ha protagonizado paros nacionales de mujeres, la ola verde, que cuando se afecta la renta capitalista en unidad con el pueblo rebelado contra el gobierno y el empresariado, se pueden conquistar las demandas.

Sin lugar a dudas salimos fortalecidas/os luego de ésta pueblada que ratificará su conquista éste próximo lunes en las sesiones extraordinarias que votarán el proyecto de derogación de la ley cianuro.

El paro que anunciaron las reinas marca un camino a seguir para ir por todas las demandas sociales insatisfechas.

En esta nota:

Compartir

Comentarios