fbnoscript
14 de enero de 2020

El burdo ataque de La Nación y los trolls contra la juventud que lucha

Tras la actividad de la UJS frente a la embajada de Australia

En las últimas horas, hubo un ataque de trolls en las redes contra la actividad que la Unión de Juventudes por el Socialismo (UJS) y el Partido Obrero realizaron el viernes pasado frente a la embajada de Australia en Argentina con la consigna “Si el capitalismo destruye al planeta, destruyamos al capitalismo”, denunciando el carácter devastador del avance de los grandes monopolios sobre nuestro medioambiente, y su relación con las potencias imperialistas que se encuentran en la base de la enorme catástrofe ambiental.

Evidentemente, este planteo generó un amplio malestar en diversos sectores ligados al poder económico, como es el caso del diario La Nación, que se plegó al ataque, siempre al servicio de cualquier cruzada en favor de los grupos concentrados y contra los reclamos populares del país. 

En una nota sin firma, LN señaló la supuesta contradicción que habría en el hecho de que un trabajador de izquierda use una chomba de una empresa multinacional. Asumir el planteo de La Nación, implicaría aceptar que para luchar contra el sistema capitalista, y sus efectos degradantes sobre nuestras vidas, los trabajadores no podrían consumir los bienes que… ellos mismos producen, mediante la superexplotación de su fuerza de trabajo en la cadena de producción.

Más allá de lo ridículo del planteo y su cobarde procedimiento, la campaña de La Nación se da a una semana que la UJS haya sido blanco de otro hostigamiento realizado con idéntica modalidad. En este caso, las denuncias por redes sociales fueron fogoneadas por Eduardo Feinmann, quien hostigó la campaña que la UJS está realizando de cara al Campamento de la juventud a realizarse del 22 al 29 de febrero en Mar de Ajó. En esa ocasión, la indignación venía del hecho de que “los piqueteros que te cortan la 9 de julio se vayan de vacaciones”, dando lugar a toda una cloaca de comentarios racistas, acusaciones de financiamiento espurio y otras varias imputaciones macartistas.

La indignación burguesa de LN

El carácter de los ataques que ha sufrido la UJS en estas semanas nada tienen que ver con una preocupación de los editorialistas de LN en si usar una chomba “de marca” es coherente con las premisas más fundamentales del marxismo. Tampoco parece que estén interesados en investigar la industria textil del país, donde en la misma Ciudad de Buenos Aires los empresarios en connivencia con los gobiernos, extraen una enorme ganancia de la explotación obrera en talleres clandestinos. Ni qué hablar de la situación crítica que atraviesa Australia y el medio ambiente.

El ataque de LN viene a representar un tiro por elevación contra el activismo ambiental y contra toda organización que denuncia la depredación capitalista del medio ambiente. Cabe mencionar que el activismo ambiental viene sufriendo todo tipo de ataques y descalificaciones a nivel global, sobre todo por sus medidas de acción directa, que están instigados por las empresas y gobiernos contaminantes. Un ejemplo es la reciente inclusión del grupo Extinction Rebellion en un listado de organizaciones de “ideologías extremistas” por parte de la policía antiterrorista británica.

Como a LN le resulta difícil impugnar una causa popularmente extendida y con sólidos fundamentos políticos, emprende un ataque sinuoso y despolitizado contra sus voceros, particularmente de quienes denuncian el entramado de negocios y los intereses capitalistas detrás de las catástrofes ambientales y sus consecuencias para la humanidad y todo ser vivo.

A los voceros de los grandes grupos económicos del país les irrita que la juventud, que es un factor revulsivo en todos los movimientos de lucha contra las consecuencias de la barbarie capitalista en todas sus formas, levante la cabeza y se organice en forma independiente de los gobiernos capitalistas. Mal que les pese, deben tener en cuenta que producir irritación a los lacayos del poder económico representa para los revolucionarios una señal de estar caminando en dirección correcta. O como diría el manco de Lepanto: “ladran Sancho”.

Por la organización revolucionaria de la juventud

Los socialistas defendemos plenamente la libertad de un trabajador a hacer uso de los bienes que los propios trabajadores producimos socialmente día a día mediante nuestro esfuerzo y preparación. No sólo defendemos la participación de los trabajadores de esa riqueza social -hoy negada por las relaciones de propiedad capitalista-, sino que reivindicamos el desarrollo pleno de la técnica como premisa del desarrollo de la humanidad en su conjunto. Ya sea esta el acceso al agua potable,  una tablet o una chomba.

Asimismo defendemos el derecho de los trabajadores y la juventud a disfrutar de vacaciones, contra los grupos mediáticos que criminalizan la miseria social, mientras guardan silencio sobre los negociados que los gobiernos, y la clase capitalista, mantienen a costa del pueblo trabajador. Por todo esto, el único que tiene que rendir cuentas sobre su lugar en la historia política argentina es el diario LN: vocero de la clase capitalista nacional y socio de las dictaduras militares; no la juventud que se organiza y sale a poner el cuerpo contra una orientación social de miseria generalizada.

Por todo esto, llamamos a que la juventud se siga rebelando contra este sistema económico, sus monopolios y los gobiernos capitalistas, que depredan nuestro medio ambiente y atacan nuestras condiciones de vida. Para desenvolver a fondo esto invitamos a todos a sumarse al Campamento de la UJS, que representa un ámbito de formación y de deliberación política para defender una salida obrera y socialista, ante un escenario mundial signado por catástrofes, crisis y rebeliones populares.

El destino de la defensa del medio ambiente y nuestros reclamos en tanto jóvenes y trabajadores se une a la lucha por una organización revolucionaria de la juventud.

 

 

Compartir