fbnoscript
1 de junio de 2020

Contra la contaminación de Copetro, vecinos se concentran frente a la Municipalidad de Ensenada

Por Corresponsal

Tal como se votó en las asambleas virtuales de vecinos de Ensenada, Berisso y La Plata, se llevó a cabo la concentración frente a la Municipalidad de Ensenada para acercar las carpetas con las denuncias realizadas y recipientes con muestras de las partículas contaminantes que emana la empresa Copetro, y que tanto las autoridades municipales como provinciales vienen negando.

Con la lectura de un documento, los vecinos denunciaron la emanación de hollín sobre las casas de la región y la ausencia de respuestas por parte del OPDS (Organismo Provincial para el Desarrollo Sustentable) y del municipio, que alega no tener responsabilidad en el tema.

Luego de idas y vueltas, finalmente los recibió la concejala del Frente de Todos, Silvina Nardini, quien se excusó entregando una “documentación” (sin sellos ni número de expediente) en la que consta la supuesta actividad de la Municipalidad respecto de esta problemática. Queda en evidencia que la intendencia de Mario Secco solo busca cubrirse, pero no accionar contra la planta que libera al aire sustancias nocivas para la salud que pueden derivar en cáncer y enfermedades respiratorias, entre otras afecciones.

Con esta movilización se da continuidad a la lucha, que había tenido como instancia previa el bloqueo a la entrada de Copetro realizada el 11 de marzo -antes del inicio de la cuarentena- frente al recrudecimiento de las emanaciones de hollín. A pesar de los insistentes reclamos de los vecinos que se vienen organizando, es evidente que se sigue privilegiando el lucro capitalista por sobre la salud de los vecinos de Ensenada, Berisso y La Plata.

Desde el Partido Obrero apoyamos las acciones de la asamblea y denunciamos la complicidad estatal en la contaminación de Copetro. Exigimos un plan de saneamiento y que se obligue a la empresa a implementar un nuevo sistema de producción para eliminar la emanación de hollín y demás partículas peligrosas. A seguir por este camino de lucha. 

 

Compartir