fbnoscript
16 de septiembre de 2019

“Que se escuchen nuestras voces, las de las mujeres piqueteras”

Por Pilu

Se acercan las 12 de la noche. Frente al Ministerio de Desarrollo social acampan miles de desocupados, junto a sus hijos, reclamando trabajo genuino y la apertura de los planes sociales. Los mueve el hambre y los calientan las fogatas improvisadas con maderas y diarios. La asamblea mandató, pasarán otra noche en la intemperie a la espera de una respuesta de los funcionarios del gobierno nacional.

Dentro del acampe, las carpas de los compañeros del Polo Obrero se extienden por varias cuadras de la 9 de Julio. Alrededor de las carpas del Polo de Vicente López la gente juega al truco, al fútbol, cuentan anécdotas de otros acampes, otras movilizaciones y otras luchas con vecinos de otros barrios.

Allí nos encontramos con Mariela Copertari, candidata a concejal en Vicente López por el Frente de Izquierda - Unidad, que se movilizó con sus vecinos del barrio Las Flores. “Son varias las causas. En principio no obtuvimos respuesta del Ministerio con el acampe anterior sobre ninguno de nuestros reclamos. Ese primer acampe duró 24 horas, y ahora lo estamos haciendo por 48”.

“Militar en el Polo Obrero es una lucha cotidiana” cuenta Mariela. “En Vicente López, además de los reclamos propios del acampe, hay puntos muy sensibles como el tema de la vivienda. El municipio hace más de 15 años nos promete viviendas. De hecho, el papá de una de nuestras compañeras falleció esperando tener su propia casa”. Y agrega que “en Las Flores hay un lugar que se llama el Pozo, una calle donde los compañeros se construyeron sus casitas. Reclamarle al municipio de Jorge Macri es imposible, no nos reconocen, dicen que no existe ese lugar, somos NN”.

Sorprende la cantidad de mujeres que integran las organizaciones sociales, que en su mayoría despedidas recientemente. Muchas pasarán la noche con sus hijos. A medida que se recrudece el frío de la noche, los pibes se van retirando a dormir. “La pobreza nos afecta principalmente a nosotras, cada vez somos más compañeras en el Polo”, dice Mariela. “Es más, hace dos semanas que estamos discutiendo en las asambleas participar del Encuentro de Mujeres en La Plata y hemos hecho bastante hincapié en este tema. Creemos que es muy importante que se escuchen nuestras voces, las de las mujeres piqueteras”.


Justo detrás de la carpa de Mariela se encuentran acampando los compañeros y compañeras del Polo Obrero de José C. Paz, fundado hace ya 18 años. Sandra Becerra, una de sus dirigentes y candidata a Intendenta por el FIT - Unidad en esa ciudad. Nos invita a sentarnos con ellos. “Venimos a reclamar por los cupos (de los programas sociales) para los compañeros. Estamos peleando por trabajo genuino. Hay mucha pobreza, mucho hambre y no tenemos alimentos ni para alimentar a nuestros hijos. En José C. Paz, esto se ve mucho. También nos organizamos por la vivienda, las cloacas, para que los barrios no se inunden más. El municipio no da respuestas”.

Todavía quedan algunas horas de uno de los acampes piqueteros más importantes de nuestro país. Las compañeras se retiran a dormir, luego de días intensos de movilización y de resistir la represión. Saben que la lucha sigue de vuelta en sus barrios, para preparar el Encuentro de Trabajadores en el Camping del SUTNA en Pilar, para empadronar compañeras hacia el Encuentro de Mujeres y Disidencias, y para poner de pie al conjunto de la clase obrera para que no seamos los trabajadores los que paguemos la crisis, sino, para que la paguen los que la generaron.

 

 

Compartir

Comentarios