fbnoscript
31 de marzo de 2020

Neuquén: los 30.000 módulos alimentarios no tienen fecha de entrega

El gobierno dilata una solución ante la crisis social.

En el día de hoy, representantes de organizaciones sociales, ceramistas y de la ocupación de la Casimiro Gómez llevaron los reclamos de asistencia social ante un cuadro de emergencia que no solo es sanitaria. Participaron compañeras del Polo Obrero, FOL, Frente Popular Darío Santillán y Alejandro López en representación del sindicato ceramista. Las organizaciones fueron acompañadas por Patricia Jure, diputada del Frente de Izquierda.

Las delegaciones fueron recibidas en un primer momento por la policía provincial que legó al lugar tratando de que las organizaciones se fueran sin ninguna atención oficial, algo que no lograron por la firmeza de las organizaciones presentes y por la presencia de la legisladora del FIT. Allí Jure les señaló la responsabilidad del Estado ante la emergencia social. “Nos piden que nos vayamos y que las compañeras vuelvan sin alimentos, pero no tienen la misma actitud de con los empresarios que obligan a los obreros a ir a trabajar. No nos vamos hasta que nos atiendan” manifestó Patricia. 

Luego del aguante sostenido, el subsecretario de Desarrollo Social, Abel Di Luca, recibió a las organizaciones. En la reunión quedó en evidencia que los 30.000 módulos alimentarios que fueron anunciados por el gobernador aun no tienen fecha de entrega. Adelantó que, de los 30.000 módulos, 10.000 serán para la capital y 20.000 para el interior de la provincia. Si la cantidad ya era insuficiente, la cantidad de 10.000 alcanzará a un cuarto de la demanda. 
La situación social en Neuquén es dramática. Desde del día viernes, todas las organizaciones piqueteras y sociales coinciden en el aumento de pedidos de alimentos. Para aquellos trabajadores o desocupados que tenían al merendero o comedor como reserva o última opción, hoy aparece como una elección elemental. Las compañeras del FOl denunciaron ante los medios que, de los dos comedores que tienen en la zona oeste de la ciudad, pasaron de 90 raciones diarias a 200. Además, el gobierno que entrega alimentos para los merenderos por el plazo de 15 días, ahora alcanzan para una semana. 

Asimismo, se llevó la demanda de 2.000 familias que tienen en su poder cheques de programas provinciales pero que no pueden cobrarlo por el cierre de los bancos y tampoco pueden ser cambiados en los supermercados.
Así las cosas, tenemos un escenario donde los trabajadores que están desocupados no tienen la oportunidad de hacer una changa o buscarse el sustento diario, y por el otro lado, que es muy pronunciado el aumento de los precios en alimentos. 

Ante una respuesta que no fue positiva por parte de las autoridades, las organizaciones se mantienen firmes en sus reclamos, volviendo a realizar una acción similar. 


 

 

Compartir