CABA: en la Villa 21-24 tampoco hay agua

Larreta sigue cerrando los grifos de agua en las villas, Alberto Fernández lo felicita en cadena nacional.

Con casi una decena de manzanas sin agua, la Villa 21-24 se suma a la lista de los barrios que durante la cuarentena deben lavarse las manos con agua imaginaria. A la curva de los contagios por Covid-19 en el barrio (al momento de escribir esta nota estaban pisando los 200 casos), debemos sumarle el crecimiento de la curva de familias que van quedando sin acceso al agua. Esta situación es muy grave y desnuda una vez más la orientación del gobierno de la ciudad, que teniendo el diario del lunes con los casos de la Villa 31, con la muerte de Ramona  y los cortes de agua de la 1-11-14, no ha iniciado ningún plan de abastecimiento de agua a las familias.


El pasado miércoles 27, se realizó un corte de calles en Iriarte y Vélez Sarsfield (Barracas) convocado por vecinos y organizaciones del barrio ante el aumento de manzanas que denunciaban no tener ni una gota de agua. Denunciamos la inacción del gobierno frente al problema que arrastra décadas: con la entrega del suelo de la ciudad a los especuladores inmobiliarios -que macristas y kirchneristas han votado en común sistemáticamente- la falta de urbanizaciones reales se pone de manifiesto una vez más. Sin agua es imposible realizar la cuarentena, los gobiernos demuestran que no son capaces de satisfacer ni siquiera las más elementales necesidades de la humanidad. Pero sumemos que tampoco hay asistencia de alimentos, tampoco existe un seguro a los desocupados, no existen los kits sanitarios para todas las familias, los testeos son insuficientes.


Teniendo en cuenta todo lo anterior, no es raro que el avance Covid siga su camino sin barreras. Los casos informados en la Villa 21-24 eran de 105 el día martes, hoy los casos llegan a los 200, y eso en base a la cantidad de los testeos que se realizan, que son mínimos. Luego de las denuncias por el funcionamiento del operativo “Detectar”, los vecinos siguen informando sobre irregularidades y la insuficiencia de este operativo. Al contrario de lo que debiera ser, los gobiernos pretenden que la responsabilidad recaiga sobre los propios vecinos y los luchadores que ponen el lomo cada día para que las familias no se queden sin comer.



 


Esta situación no es ajena a la que sucede en el resto del país, como lo demuestra el caso de Villa Azul, donde en lugar de asistir a la población se priorizó el reforzamiento de los aparatos represivos con el fin de convertir al barrio en un gueto, al igual que las villas de todo el país, situación que fue denunciada también en la 1-11-14 con el desembarco del ejército a pedido de las iglesias. El gobierno nacional, con Alberto Fernández a la cabeza, es responsable de la situación en todo el país, y no escapa esa responsabilidad a la Ciudad, cuando manifiesta por conferencia de prensa que, codo a codo con su buen amigo Larreta, Kicillof y todos los gobernadores, todo anda a la perfección, burlándose de todos los trabajadores que hacen malabares para sobrevivir en esta pandemia.


Mientras todo esto sucede, La legislatura de la ciudad no tiene ni un lugarcito en su agenda de discusión para resolver estos problemas. Oficialismo y oposición acuerdan ajustar a los trabajadores para poder hacer honor a las deudas con el FMI, con los especuladores, con todos menos con los trabajadores.



En este cuadro y esta situación de desidia total por parte de los Larreta y los Fernández, convocamos a los vecinos, los trabajadores y las organizaciones del barrio a la elaborar un protocolo para la 21-24, que tenga como base para el debate el protocolo presentado como proyecto de ley por la bancada del Frente de Izquierda, a través de Gabriel Solano, legislador por el Partido Obrero. Un protocolo que fue elaborado por vecinos, trabajadores y responsables del Polo Obrero, que entre sus artículos exige el “acceso al agua potable según la cantidad necesaria para el consumo por habitante, las 24 horas del día y en todas las manzanas”.


A su vez reclamamos que a todos los vecinos, trabajadores que se convoquen o se anoten para realizar alguna tarea dentro de un protocolo deben recibir un salario, tener el convenio de acuerdo a la tarea a realizar, la capacitación, condiciones de seguridad e higiene, etc.


Es importante que exista una verdadera comisión del barrio, compuesta por los vecinos, los trabajadores, representantes de todas las manzanas, las organizaciones sociales y los trabajadores de la salud, que tenga el control de la cuarentena y sea esta comisión la que supervise y haga cumplir al estado todas las demandas de las familias trabajadoras de la Villa 21-24.


Esta salida es contrapuesta a la orientación de los gobiernos nacional y de ciudad, que solo destinan los recursos a intereses ajenos a los de la población trabajadora.


Como lo demuestran las luchas del conjunto de los trabajadores, que sin más remedio salen a las calles a visibilizar sus reclamos, como los mineros de Neuquén, los trabajadores del neumático, los repartidores, los trabajadores de la salud, el Polo Obrero y el Frente de Lucha piquetero, el Plenario del Sindicalismo Combativo (la lista continúa a lo largo y a lo ancho de todo el país), debemos tomar en nuestras manos la defensa de nuestras condiciones de vida, para que no nos hagan pagar esta crisis que no generamos.


-Asistencia de agua las 24 hs del día para todas las familias.


-Asistencia alimentaria.


-Kits de higiene.


-Testeos masivos.


-Seguro al desocupado de 30 mil pesos.


-Impuesto a las grandes riquezas.


-No al pago de la deuda.


-Fuera las fuerzas represivas de los barrios.


¡Que la crisis la paguen los capitalistas!




 

También te puede interesar:

Alrededor de 200 contagios y 6 compañeros fallecidos por Covid.
El compañero Quispe del MTR-VL murió a metros del hospital sin ser asistido.
Responsabiliza los contagios comunitarios a "la falta de compromiso de los bahienses".
Fue presentado por el Sindicato de Trabajadores Municipales.