CABA: se presentó el proyecto de reconocimiento de los trabajadores de los comedores populares

Impulsado por el legislador del PO-FIT, Gabriel Solano

El miércoles pasado, se presentó en una audiencia online con más de 80 trabajadores de diferentes comedores populares el proyecto de ley del legislador Gabriel Solano (PO-Frente de Izquierda) que plantea el reconocimiento del trabajo que realizan como actividad esencial, además de todos los derechos laborales de un trabajador estatal de la Ciudad de planta permanente –como ART y Obra Social- y regido por la ley 471 de la Ciudad.

El proyecto fue elaborado junto con referentes de comedores populares de villas de la Ciudad de Buenos Aires. Contempla también la asistencia y subsidio para todos los comedores populares que se encuentran en la Ciudad y que la misma se mantenga mientras los comedores se encuentren en funcionamiento, más allá de lo que dure el aislamiento social o las fases de la cuarentena.

A lo largo de la audiencia, vecinas y referentes manifestaron su apoyo y relataron la precaria situación de los barrios: referentes de comedores de la villa 1-11-14, en Bajo Flores, mencionaron que están hasta 12 horas en el comedor, sin ningún reconocimiento salarial. Referentes de Soldati comentaron que ya antes de la pandemia mucha gente se estaba acercando al comedor por la necesidad y ven que es muy probable que eso continúe. Representantes de la Villa 20, de Lugano, reclamaron la necesidad de que se garantice obra social y ART frente a cualquier accidente.

Graciela, de la 1-11-14, comentó: «no nos podemos dar el lujo de cerrar el comedor ni un día de la cuarentena porque las familias necesitan comer. Tienen que reconocer nuestro trabajo con todos los derechos. Desde el gobierno de la Ciudad solo vienen para las elecciones, mientras los mismos vecinos tenemos que hacer colectas para pagar el alquiler, el gas y todos los servicios».

Regina de la Villa 20 agregó que «el reconocimiento como trabajadores tiene que durar mientras exista la necesidad de comedores. El hambre no se va a terminar mientras sigan pagando la deuda».

Solano en su intervención destacó que «los y las trabajadores de los comedores populares día a día garantizan el alimento a decenas de miles hombres y mujeres y niños y niñas que pasan hambre en la Ciudad de Buenos Aires. Su tarea es indiscutiblemente esencial, sin las personas que ponen su esfuerzo y su trabajo decenas de miles se quedarían sin comer. De hecho, su trabajo se ha multiplicado desde el comienzo de la pandemia, recibiendo cada día más personas que piden ayuda. Además, lo hacen sin recursos alimenticios suficientes ni elementos de protección que garanticen su salud. Ramona [Medina], militante y trabajadora de un comedor de la Villa 31, fue víctima de la política de precarización y la falta de medidas sanitarias en las que trabajan cientos de personas en los comedores de la ciudad. Es necesario que esta tarea se reconozca y se cubran sus derechos».

Solano criticó también el planteo del PJ. «No consideramos que un bono durante la pandemia, como plantea el bloque del Frente de Todos, sea suficiente», dijo. Diputados del Frente de Todos impulsan un proyecto que cuenta con varias limitaciones. En primer lugar, se restringe el reconocimiento de los compañeros como “trabajadores esenciales” al marco de la pandemia y no se tienen en cuenta las garantías de sus derechos laborales. Por otro lado, la ley no tiene en cuenta a aquellos comedores que no son asistidos por el gobierno y que se pusieron en pie exclusivamente con la organización de vecinos y militantes barriales. A este respecto, señalemos que el proyecto del PO-FIT establece que la designación y el nombramiento de quienes serán beneficiarios en estos casos quede a cargo de las propias organizaciones.

De la audiencia también fue partícipe Gabriela de la Rosa, de la Mesa Nacional del Polo Obrero quien acercó el apoyo al proyecto y planteó la necesidad de expandir la campaña al resto del país. El reconocimiento de los derechos de los trabajadores de comedores populares y la asistencia a los mismos es responsabilidad de todos los gobiernos. Es el Estado quien debe asegurar todos los recursos necesarios para posibilitar el acceso a la alimentación de los sectores más golpeados por la crisis.

La actividad concluyó con el planteo de un plan de acción para lograr el apoyo a esta ley: se continuará con una enorme campaña de videos y fotos en todos los comedores de la Ciudad para visibilizar las tareas que las trabajadoras hacen a diario y en qué condiciones las llevan a cabo. Además quedó planteado llevar adelante acciones de lucha en todos los barrios y una enorme campaña de adhesión al proyecto.

Reforcemos la organización en cada villa de la Ciudad para conquistar el reconocimiento de las trabajadoras y la asistencia de todos los comedores populares.