14/10/2004 | 872

Del Polo Obrero de Aguilares

Después de grandes luchas junto a los compañeros del Polo y del Partido Obre­ro conseguimos instalar un merendero en nuestra ciudad, más exactamente en el Ba­rrio 11 de Marzo. Un barrio con muchas ne­cesidades; por ejemplo, de enripiado de ca­lles, de instalación cloacal, principalmente en la calle Larrea última cuadra, donde se encuentra el primer merendero del Polo.


A pesar de muchas dificultades, el Polo y el PO dieron su apoyo incondicional a nuestros compañeros, especialmente a los niños del ba­rrio. Pese a que estamos sosteniéndolo en con­diciones de gran precariedad, nuestro esfuer­zo colectivo permite que allí merienden cerca de 100 niños; por eso sabemos que esto es só­lo el puntapié inicial para la organización ba­rrial y de todas nuestras luchas.


Y hablando de luchas… El pasado 29 de setiembre más de 60 compañeros del Polo Obrero y del PO nos autoconvocamos, en el marco del plan de lucha nacional de la ANT, en el cruce de la ruta 38 y Av. Mitre, desde donde marchamos a la Municipalidad de Aguilares. Manteniendo un corte frente al edi­ficio logramos que el intendente atendiera a nuestras peticiones. Los delegados de Aguilares, Santa Ana y Villa Hileret, en representa­ción de nuestros compañeros, pasamos a la oficina del intendente, donde logramos arrancar los compromisos de: facilitar el camión de la Municipalidad para traer nuestra mer­cadería de San Miguel de Tucumán; provisión de mercadería para el merendero; materiales para la construcción del baño del mismo; he­rramientas; compromiso de construcción de una salita nueva en el CAPS de Barrio Colón; entubamiento de canales y tendido de cloacas en el Barrio 11 de Marzo.


Pero quedaron pendientes varios puntos importantes que el intendente no quiso aten­der: el de trabajo genuino, el reconocimiento de la bolsa de trabajo, la sesión de terrenos fiscales para la construcción de viviendas co­munitarias, etc.


Por ello, entendimos que la lucha es ne­cesaria para presionar a estos políticos de turno a fin de que de una forma u otra atien­dan nuestros reclamos. Pero ellos nunca van a resolver todos los problemas de los traba­jadores, por eso nosotros tenemos que tomar el poder.


Fuerza compañeros, a seguir luchando.