29/11/2001 | 731

El triunfo de la Plaza del Aguante

Con el levantamiento del corte de ruta el día sábado frente al compromiso de los gobiernos nacional, provincial y comunal, también fueron levantadas después de 55 días las carpas instaladas en San Justo por parte del Futrade y el MTD de Casanova.


El reconocimiento, en el punto 6 del acuerdo firmado sobre los planes reclamados y como único interlocutor válido por estos planes, al principal dirigente del movimiento cumple uno de los objetivos por los cuales se había instalado la carpa por parte del Futrade y el MTD Isidro Casanova. Se reconocen así los 116 planes que habían sido dados de baja de forma completamente irregular. Lo que no se reconoce es que los planes fueron dados de baja en julio de este año. Ahora los planes serían reconocidos a partir de diciembre, lo cual significa una pérdida de meses trabajados para los compañeros.


El acta de acuerdo también establece la ratificación de los acuerdos firmados por parte del gobierno el 4 de noviembre de 2000 y el 23 de mayo de este año en lo concerniente a salud, infraestructura y pavimentación.


En esta ratificación estaría contemplada entonces una solución parcial al problema de las inundaciones, que era lo que se reclamaba desde la plaza. ¿Pero de dónde saldrá el dinero para eso si ya se incumplieron dos acuerdos previos?


Desde hace un tiempo, La Matanza está siendo recorrida por un montón de luchas parciales que no tuvieron resolución y provocaron la movilización y el reclamo de barrios completos.


Unica salida: la Asamblea Popular


Para hacer efectivo el acuerdo lo único que vale es que el movimiento piquetero sea su centinela. La deliberación, la movilización y la organización de los barrios, las escuelas y las fábricas siguen siendo imprescindibles para hacer cumplir cualquier acuerdo. Por eso se necesita más que nunca, en La Matanza, una Asamblea Popular Constituyente que tome en sus manos el futuro del distrito.

También te puede interesar:

El agua hizo estragos en las casas y los barrios pobres de  CABA y el Conurbano Bonaerense.
Los desastres climáticos empujan todos los años al empobrecimiento a cada vez más familias trabajadoras.
La culpa no es de la lluvia sino de los gobiernos.
A casi tres meses de la inundación de la ciudad, nuevamente anegada.
Abrieron las válvulas del Dique San Roque en donde se vierten desechos cloacales sin tratar.