18/07/2002 | 763

En defensa del movimiento piquetero y su Asamblea Nacional

Divisionismo del PTS

Ante el llamado impulsado por el PTS a conformar una organización regional y nacional a partir de la Mesa Coordinadora Regional, el Polo Obrero de Neuquén plantea lo siguiente:


El lunes 9 de marzo nos reunimos en las puertas de la fábrica Zanón y decidimos conformar entre distintas organizaciones que estamos en lucha una Mesa Coordinadora Regional, teniendo en cuenta que la CTA y otras organizaciones como el PTP (CCC, Adunc, FUA) abandonaron las reuniones de la Multisectorial la cual, el 5 de enero en la Universidad del Comahue, con la presencia de unos 400 activistas, había votado impulsar una Asamblea Popular Regional con las consignas «Fuera Duhalde, Sobisch, Quiroga» y «Plan de lucha con piquetes y cortes de ruta hasta que se vayan todos».


En el debate en la puerta de la fábrica, el PTS planteó que «nos teníamos que decidir a armar el Movimiento de la Coordinación Obrera (MCO)». No habiendo podido integrar a la Unter encabezada por Aurelio Vázquez, es una «coordinación» entre el Sindicato Ceramista con militantes del PTS que son delegados en algunos gremios en Buenos Aires, Córdoba y La Plata.


Por esta razón, rechazamos integrar el Movimiento de la Coordinación Obrera, justamente porque ya habíamos impulsado la creación de un Polo Obrero a nivel nacional, donde confluyen agrupaciones y comisiones de trabajadores ocupados y desocupados y porque se había avanzado con otras organizaciones en un programa clasista y un plan de lucha común que concretó la primer Asamblea Nacional de Trabajadores Ocupados y Desocupados del 16 y 17 de febrero y dio origen al Bloque Piquetero.


En función de buscar la unidad, se resolvió hacer una Mesa Coordinadora Regional como se había planteado en la Asamblea Piquetera de febrero, lógicamente para impulsar el plan de lucha votado en esa Asamblea y coordinar en nuestra zona la Asamblea Regional de Trabajadores ocupados y desocupados, que había quedado pendiente ante la postura de la CTA y otras organizaciones afines de acumular poder dentro del Frenapo.


La formación de esta mesa de coordinación fue aceptada por el Sindicato Ceramista, el MTD, docentes que integran la directiva de Aten Centenario, Delegados de la Unter, Junta Interna del Hospital Castro Rendón, «Teresa Vive», MST, PTS, PO y POR, a la que se sumaron a coordinar el Sindicato de la Televisión, docentes de la ex-directiva de Aten Capital y activistas de la Uocra que forman la Lista Naranja.


Es por el carácter de esta Mesa Coordinadora Regional en función de coordinar la lucha entre distintas organizaciones, lo que fue aceptado por el Soecn y el MTD, que luego de dos números decidieron dejar de editar el periódico a nivel nacional del «Movimiento de la Coordinación Obrera»; asímismo el MCO tuvo su última intervención como «bloque» en la Asamblea Piquetera de febrero. Vale recordar que la necesidad del PTS de impulsar esta organización lo llevó a generar polémicas artificiales en esa Asamblea Piquetera, buscando alguna diferencia con el Bloque Piquetero para potenciar su reagrupamiento.


El PTS y el MCO también se montaron en la provocación del grupo denominado «Democracia Obrera», que no eran convocantes y tenían como único objetivo romper la Asamblea. Con criterio democrático, la Asamblea votó que esos militantes sin ninguna representación no hicieran uso de la palabra en detrimento de las organizaciones que habían trabajado para lograr la Asamblea y venían con mandatos, motivos que no fueron tenidos en cuenta por el PTS, quien de todas formas sostuvo que era antidemocrático.


Sin embargo, por «las vueltas que tiene la vida», en la movilización que realizamos en Neuquén contra el asesinato de los compañeros en el Puente Pueyrredón, activistas del MTD y del PTS golpearon a puños y echaron de la movilización a estos provocadores porque habían criticado en el periódico de «Democracia Obrera» a los delegados del MTD y a Godoy, del Sindicato Ceramista.


Luego de vivir en carne propia las provocaciones, el PTS debiera reconocer que la Asamblea Piquetera en esto también tuvo razón, algo que no puede hacer por la simple razón de que está empeñado en armar su propio bloque, sin importar que ello divida al movimiento obrero. Solamente esta preocupación sectaria ha llevado a que el PTS no impulse en la Mesa Coordinadora Regional el plan de lucha votado en la Asamblea de febrero, tarea que quedó exclusivamente en manos del Polo Obrero de Neuquén. Cualquier compañero de la zona es testigo de que solamente el Polo Obrero impulsó el plan de lucha piquetero tratando de ligarlo a la defensa de la lucha que tienen los compañeros de Zanón ocupando y poniendo a producir bajo su propio control la fábrica ceramista.


Sin embargo, el predominio que tiene el PTS en la dirección del Soecn impidió que los ceramistas y los desocupados del MTD se sumaran a ese plan de lucha nacional y, entre otras actividades, a la marcha de una semana desde el Interior a Buenos Aires, que tanto ellos como todos los presentes votaron a mano alzada en la Asamblea. El Polo Obrero de Neuquén, luego de su negativa, aportó con 30 compañeros pasando por Bahía Blanca, donde se hizo un gran acto difundiendo la lucha ceramista. Sin embargo, la negativa a participar de la marcha, no les impidió viajar directamente a Buenos Aires con una delegación de 4 personas, en el momento en que las columnas de distintos lugares del país cerraban con un gran éxito el acto en Plaza de Mayo. Un sacrificio enorme de miles de compañeros que recorrieron varios kilómetros del país a pata y pulmón, que el PTS y de «rebote» el Soecn y el MTD no se preocuparon en difundir ni antes ni después del acto, donde a través de Godoy tuvieron la palabra en Plaza de Mayo.


Así como esta lucha nacional, hubo otras actividades que el Polo Obrero se encargó de difundir en la zona y en cada acto donde tuvo la palabra, cuestión que no fue tenida en cuenta por el PTS, en función de crear artificialmente la necesidad de otra organización a nivel local y nacional. Esta actitud divisionista ha sido contemplada en forma premeditada por el PTS, para lo cual armó todo un debate con la segunda Asamblea Nacional Piquetera, a la que finalmente no concurrió. Respecto a esto, es importante señalar que tanto el PTS como las distintas organizaciones que coordinan en la Mesa Coordinadora Regional, fueron invitadas con bastante anticipación para que puedan debatir incluso un documento común y votaran un delegado cada 40 compañeros, como lo hicieron otras organizaciones que concurrieron a la Asamblea del 22 y 23 de junio. En este sentido, salvo los delegados del Hospital Castro Rendón, que no pudieron concurrir a la Asamblea no obstante tener la predisposición de hacerlo, el resto de las organizaciones como el MTD y Teresa Vive han sido funcionales a la política del PTS y contribuido a que un importante sector de trabajadores ocupados y desocupados de Neuquén no pueda acceder al debate y verdadera coordinación que distintas organizaciones, aún con diferencias políticas, logramos concretar en Villa Domínico. Ante esta situación, llamamos al PTS a rever su política divisionista y a discutir cómo encaramos en la zona el plan de lucha votado en la segunda Asamblea Nacional Piquetera, en función de fortalecer la lucha de los trabajadores ocupados y desocupados de la zona, especialmente, como nos cabe a todos, a colaborar sin sectarismos para que la lucha de Zanón triunfe.

También te puede interesar:

Conferencia de prensa de presentación de la lista 1A del Frente de Izquierda - Unidad.
Un gran desafío en una ciudad de fuertes contrastes sociales.
La defensa de la gestión obrera y los puestos de trabajo es una tarea de primer orden.
Un sector del oficialismo analiza un nuevo plan de $14.000 con contraprestación laboral.
Pongamos en pie listas unitarias y un gran Congreso del FIT-U para movilizar políticamente a los trabajadores.