21/08/2003 | 814

La ofensiva K tropieza con los piqueteros

De un día para el otro, tres integrantes del gabinete nacional, Carlos Tomada, ministro de Trabajo, Aníbal Fernández, de Interior, y Oscar Parrilli, secretario general de la Presidencia, nos convocaron a una reunión en la Rosada. Estuvimos todas las organizaciones de la ANT y Barrios de Pie. Hubo un intento de excluir al Bloque Piquetero, rechazado por el MIJD.


De los teléfonos descompuestos de los funcionarios de empleo del Ministerio pasamos a una convocatoria de medio gabinete presidencial. Allí los anfitriones se despacharon con una autoapología de la iniciativa social que despliega el gobierno, invitando a los protagonistas del Puente Pueyrredón a un balance de los 60 días de gestión.


La ANT fue homogénea en plantear con crudeza que hasta el momento nada cambió. Ni un puesto genuino; congelamiento salarial y de los subsidios de empleo; cero obra pública; congelamiento de la pésima asistencia a los comedores de las organizaciones piqueteras; persistencia de la flexibilidad laboral y el empleo en negro; miles de compañeros caídos en los planes de empleo; perspectiva de un acuerdo con el FMI que hará inviable la mayor parte de todos esos reclamos.


Ante una reivindicación de Oscar Parrilli, denunciamos la represión a los compañeros de la CCC en Tucumán, y los nuevos procesos a los luchadores como el que se inició en La Plata por el juez Blanco, contra la dirección del Bloque Piquetero, por el bloqueo a las petroleras en Dock Sud hace un año y medio .


La nota disonante la puso Barrios de Pie, que se delimitó de los demás participantes, indicando que ellos sí valoraban positivamente la gestión del gobierno particularmente expresada en el trabajo de la ministra Alicia Kirchner. Contradictoriamente, sin embargo, Trabajo no los atendió en sus reclamos y terminaron cortando los puentes. Los responsables de esto serían los duhaldistas del gobierno, lo que provocó ríspidos entredichos entre Barrios de Pie y el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández.


La realidad es que la tregua de Barrios de Pie los llevó a estrellarse aislados contra la política del gobierno. Barrios de Pie, que integra el Consejo Consultivo cordobés, no es ni chicha ni limonada tampoco en este punto.


Pero, de conjunto, el problema político que trasuntó la reunión fue la dificultad del gobierno de Kirchner para cooptar al movimiento piquetero mediante las mismas maniobras que le valieron meterse en el bolsillo a más de media izquierda.


La revista Noticias elaboró un informe que da cuenta de la «entrega de 50.000 planes de empleo a movimientos afines al gobierno». La misma publicación destapa que una parte se entregó a D’Elía y Alderete, los cuales le garantizan la paz social al Presidente aunque «tienen proyectos políticos propios». Más adelante se indica que dieron de baja a tres mil quinientos planes de La Rioja y que ganaron una elección local cordobesa con el envío de 450 planes; o sea que están desplegando el más alevoso clientelismo político con los planes y el hambre.


Otro objetivo declarado del gobierno es disminuir los planes vía microemprendimientos. En Página/12 (14/8) se informa de la «entrega a la Ftv de 270.000 pesos para mejora de veredas». Esto perpetúa el reemplazo de mano de obra convencionada de los municipios por las cuadrillas de Jefas y Jefes en las más brutales condiciones de trabajo en negro, sin obra social y a precio laboral de indigencia vía los 150 pesos.


Los llamados «proyectos de trabajo» en ningún caso significan la salida de la desocupación o la creación de puestos genuinos. La huertas, las carpinterías o los roperitos no van a sacar a la economía del marasmo, del derrumbe salarial, de la desinversión, de la quiebra capitalista y de la desocupación masiva.


El Bloque sentó posición ante los ministros y ante todo el poder político. Si se inscribe a los compañeros caídos, dijimos, no habrá cortes de rutas por ese motivo, pero seguirá el plan de lucha maestro de la ANT alrededor del salario, contra la flexibilidad, apoyando como con Sasetru y Brukman el control obrero y la reapertura de fábricas, por los puestos genuinos, apoyando a los subtes y uniéndonos con todos los trabajadores en lucha, por la ruptura con el FMI.


El apuro de los ministros revela cierta ansiedad de un gobierno que tropieza con el movimiento piquetero que no abandona la calle y se conecta con los obreros de subtes y sus paros con cortes de vía, con ferroviarios, con los telefónicos y sus paros con cortes de calle, con las fábricas bajo gestión obrera y sus ocupaciones y acampes. Mientras Kirchner quiere que los piqueteros dejen de cortar rutas, los trabajadores en su conjunto se hacen piqueteros.

También te puede interesar:

Cortes en siete accesos a CABA y en todo el país. Manifestantes avanzaron hacia Desarrollo Social tras horas de bloqueo de las fuerzas represivas.
En 20 provincias y de 100 ciudades, más de 80.000 personas reclamaron por trabajo genuino y la apertura y aumento económico de los programas sociales.
Son el resultado de su política de ajuste y su incapacidad para resolver los reclamos de la población.
Una acción de lucha por trabajo que marca una perspectiva para todo el movimiento popular.
Delia, de Villa Soldati (CABA), nos comenta las razones para volver a ganar las calles.