Salta

Los seguidores de Altamira y Ramal atacan al Polo Obrero y absuelven a Sáenz

El grupo, autodenominado el “partido de Altamira y Ramal”, cuya penosa naturaleza los hace levantarse temprano cada día para ver cómo pueden faccionalizar contra el Partido Obrero y justificar así su existencia, ha decidido convertirse en vocero de los funcionarios del gobierno en el Ministerio de Desarrollo Social que, para no entregarles alimentos, armaron la excusa de que los dirigentes del Polo Obrero se lo habrían prohibido. Se desconoce lo que cualquier dirigente piquetero sabe: que el Estado utiliza el recurso de promover la faccionalización y la disputa entre las organizaciones para mejor dividir y debilitar al conjunto y también, claro, para justificar la miseria del reparto. Los seguidores de Altamira, que se jactan de estar “forjados en el clasismo”, reproducen la carne podrida. Se convierten así en idiotas útiles que reproducen las mentiras de los funcionarios.

Estas patrañas les vienen como anillo al dedo para seguir en la campaña de difamación contra “Foffani y Del Plá”, dos de los históricos dirigentes de nuestro partido, justo cuando estamos a meses de las elecciones. No es casual a quiénes eligen como blanco de sus ataques.

Estos embaucadores basan su “militancia” en el ataque al Partido Obrero. En lugar de apuntar los cañones contra el Estado responsable del hambre y la miseria, atacan a quienes enfrentamos el plan de ajuste en todo el país. Algo completamente funcional primero a Urtubey y ahora a Sáenz, quien seguramente les estará muy agradecido.

Estamos hablando de un grupo que se fue del Partido Obrero hace ya casi dos años. El Estado sabe perfectamente que esto es así. Les tocan las “generales de la ley”. Algunos grupos consiguen asistencia estatal por su carácter de alcahuetes o cooptados del Estado. Ese es un camino que esperamos no vayan a tomar. El otro es el de la lucha frontal e independiente como la que desenvuelve el Polo Obrero.

Les recomendamos aprender de los 20 años de existencia del Polo Obrero, y del combate que viene dando en todo el país contra el gobierno de los Fernández, protagonizando multitudinarias marchas como la del 18de febrero, que junto con el Frente de Lucha Piquetero, llevó a cerca de 100.000 compañeros a la calle en 21 provincias, en más de 86 puntos de cortes y movilizaciones. O como lo hizo esta semana el Polo Obrero de Salta, donde nos movilizamos contra la política aventurera de Sáenz que pretende iniciar el ciclo lectivo sin garantías sanitarias ni pedagógicas: con escuelas sin agua, sin ordenanzas en muchas de ellas y sin docentes recuperadores para que los niños no se contagien y tampoco fracasen en el nuevo ciclo lectivo.

Este viernes 26, el Polo Obrero y todas las organizaciones del Frente Piquetero de Lucha, vamos a un Plenario Nacional extraordinario, en el que van a participar miles y miles de compañeros de las organizaciones que enfrentan esta política en el orden nacional y provincial. Ahí vamos a votar un plan de lucha por el trabajo genuino, el reparto de las horas de trabajo, un seguro al desocupado de $55.000, planes de viviendas populares y los alimentos para los millones de compañeros que hoy viven en la extrema pobreza. La gravedad de las injurias del grupo de “Altamira y Ramal” nos obligan a ocupar un tiempo y un espacio para responderles, pero nuestras energías las tenemos colocadas en esta batalla, de alcance histórico, contra el capital.

 

También te puede interesar:

Jornada piquetera paralizó el centro de la ciudad de Córdoba.
Conclusiones y tareas del IV plenario nacional de la Coordinadora Sindical Clasista
En el marco de una imponente movilización nacional por trabajo y alimentos.
Con el 42% de pobreza, la falta de respuesta obliga a tomar medidas de lucha más duras.
A propósito del ataque patronal al reclamo por medidas urgentes contra la pandemia y el hambre.