14/04/2011 | 1172

Luján: movilización del Polo Obrero

-Exclusivo de internet

El jueves 7 de abril, unos 60 compañeros se movilizaron al municipio de Luján en reclamo de mejoras en las condiciones de trabajo de las cuadrillas de AT y la crucial cuestión de la vivienda. La movilización empalmó con el plan de acción del Polo Obrero a nivel nacional para arrancar un aumento salarial de emergencia de 1.740 pesos (salario mínimo), teniendo en cuenta, que desde que comenzó el programa (septiembre 2009), nuestro salario se mantiene congelado en 1.200 pesos, con una inflación que no para de crecer, más los reclamos sobre descuentos, obra social, herramientas, ropa y seguro. Por otro lado, respecto de la cuestión habitacional, coincidió en una semana que fue el tema excluyente en el distrito, a raíz de la exposición de la intendenta Rosso (inauguración se sesiones en el Concejo Deliberante) en la que ha hecho una declaración de guerra a los vecinos y trabajadores, diciendo que las usurpaciones son un delito y que iba a apelar a la policía y a la Justicia para desalojar a quienes, por necesidad, apelan a tomar un terreno. Pero Rosso ha otorgado permisos para la construcción de más countries y de lujosos proyectos edilicios en el centro del distrito, cuyo único fin es el de asegurar la especulación inmobiliaria y, a pesar de las grandilocuentes denuncias a funcionarios de gestiones anteriores (por caso el ex intendente Prince o el dirigente local del PRO, Pablo Merlo) de apropiación ilegal de terrenos, nunca ha ido a fondo para meter en cana a éstos que sí son usurpadores. Respecto de la construcción de viviendas populares, apenas se han hecho 16 el año pasado (Plan Federal), lo cual es insignificante, en medio de un océano de necesidades habitacionales. Graciela Rosso es, en definitiva, una garante de los mafiosos intereses inmobiliarios del distrito.

La movilización se concentró en las inmediaciones del hospital para marchar por la calle principal (San Martín) para arribar a la Casa Municipal, causando una simpatía por parte de los transeúntes que recibían nuestro volante. Allí, previo a ingresar una delegación, denunciamos ante los medios y la población el estado de situación. Luego, nos recibió un funcionario (del área de Desarrollo y Salud) que se limitó a ver el pliego de reclamos y se comprometió a una audiencia para el día siguiente. El resultado fue que no hemos tenido ninguna respuesta. Los compañeros se bancaron todo durante horas: la lluvia y el permanente hostigamiento por parte de la policía. La estrategia del municipio fue dilatar la situación para impacientar a los compañeros y se termine en una represión policial. No les hicimos el juego, denunciamos ante todos los medios que la única respuesta del municipio en estas jornadas fue la provocación de la Bonaerense y la decisión (mediante asamblea) de la continuidad de un plan de lucha a partir de la semana que viene, hasta arrancarle al municipio las reivindicaciones pendientes.

¡Fuerza compañeros!, la batalla continúa.

En esta nota

También te puede interesar:

Un informe elaborado por la Jefatura Distrital de Educación muestra una crítica realidad educativa.
Gran triunfo de las asambleas de Adunlu y la organización independiente de la docencia.
Crecen los contagios de Covid-19 y la pobreza.