¿Qué hacemos cuando desaparecen familiares y amigas?

Las familias más pobres son las que están expuestas a los mayores factores de inseguridad y de ninguna manera son promotoras de la misma, como muchos dicen desde los medios de comunicación. La inseguridad que más se padece es aquella que se organiza desde el propio Estado, de la mano de sus policías, funcionarios y del Poder Judicial.

Las desapariciones son una realidad contra las que nos toca luchar habitualmente y queremos con este texto colaborar con esas luchas para encontrar con vida a los seres queridos que buscamos. Las denuncias se pueden radicar en dos sedes: en las fiscalías y en las comisarías. De ser posible denunciar en la fiscalía de turno y no en la comisaría del barrio.

Si el caso es de trata de personas, el personal policial estará implicado, al igual que las desapariciones relacionadas con delitos de captación de pibas para el narcomenudeo.

En todo el país es importante denunciar las desapariciones lo antes posible. En las comisarías es regla encontrarse con policías que desaniman la denuncia original en nombre de una pretendida espera de un tiempo (48 horas dicen en general) que no es legal ni requisito necesario para nada. Por el contrario, en el caso de trata de personas o en el caso de que el secuestro sea llevado adelante por alguna persona con intenciones de violación o asesinato es fundamental que la búsqueda se comience al instante.

Siempre es mejor hacer la denuncia original en la fiscalía de turno y no en la comisaría, y que esa denuncia sea hecha por algún familiar acompañada o acompañado de compañerxs de las asambleas, para que los funcionarios del Estado vean que no están solos. Necesitamos también que desde las asambleas y los referentes barriales se informe oficialmente sobre la desaparición a funcionarios locales, preferentemente por escrito a través de whatsapps para que quede registrado.

Cortar calles neurálgicas, la clave

Es clave para impulsar la búsqueda cortar calles y avenidas hasta lograr algo en concreto que nos lleve a encontrar al ser querido. Es común que la Justicia y la policía no busquen a pibas y pibes pobres. No les interesan sus vidas y muchas veces ellos están involucrados en el delito, por lo tanto, desvían la causa. Advertir a las familias que la policía siempre va a desanimarlas para que no corten y les van a decir, como hacen siempre, que si tienen que custodiar un corte no pueden buscar al ser querido. Eso es falso y solo está destinado a desanimar la búsqueda. El caso Maia, de Cildáñez, se resolvió por la firmeza del vecindario de Ciudad Oculta en cortar la autopista Dellepiane hasta que apareció. Caso contrario, la hija de una chica de la calle nunca hubiera aparecido, como ocurre con las otras 3.228 mujeres y niñas que siguen sin aparecer desde hace años, según el Ministerio Público Fiscal.

¿Con quiénes cortamos?

Es muy importante hacer las búsquedas avisando a las otras organizaciones del barrio sobre la misma. Es muy importante no encapsularse en nuestras propias asambleas y organizaciones por más que sean masivas. Para impulsar las búsquedas hay que hacer flyers sin firma de organizaciones y compartirlos con todas las orgas que conocemos que actúan en el barrio. Las búsquedas deben hacerse de la manera más amplia posible e involucrando a otras organizaciones piqueteras, sindicales, centros de estudiantes y vecinales.

¿Cuándo corresponde pedir intervención de la fiscalía especializada en trata de personas?

Este punto no es sencillo, porque detectar una situación de trata muchas veces no lo es. Lo cierto es que cuando sospechamos mucho de la policía del barrio, debemos tratar de hacer intervenir a la fiscalía especializada en trata de personas. Una exposición de cualquier persona que sepa la mayor cantidad de detalles sobre la persona desaparecida puede hacer que esa fiscalía caracterice que pueda ser trata y de esa forma la propia Procuraduría especializada en trata de personas y explotación (Protex) puede pedir al juzgado o fiscalía intervinientes el cambio de jurisdicción de la causa y la acción de búsqueda debe hacerla otra fuerza federal y no la policía local.

 

Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (Protex): (011) 3754-2921 / 2922 / (011) 4342-6021 / (011) 4342-6927, o por mail: protex@mpf.gov.ar.)

 

En esta nota

También te puede interesar: