23/08/2001 | 718

Segunda jornada

Hay continuidad de movilizaciones, asambleas, paros, actos públicos, radios abiertas y marchas. El Polo Obrero y la CTA son un centro político del movimiento de lucha que no tiene algo comparable en el interior de la provincia.


Los docentes del Suteba han sido otro eslabón, ante una verdadera rebelión de no afiliados y afiliados a la FEB. Ha aparecido un sector autodenominado «autoconvocados», motorizado principalmente por sectores de la mayor jerarquía, hostil al movimiento piquetero, pero que a la postre se fue diluyendo ante una política correcta de nuestros compañeros que con el cuerpo de delegados actúa como una corriente transversal de toda la base docente.


Principales protagonistas de las movilizaciones y el piquete son los compañeros de Anses, y en menor medida, judiciales.


Un dato: el viernes 10 por la mañana hubo frente al municipio una Asamblea abierta de docentes, por la tarde una clase pública, y por la noche, en el Suteba, otra reunión de delegados que fue colmada por afiliados y nuevos compañeros que en ese momento formalizaron su afiliación.


En lo que respecta a la situación de pequeños comerciantes y productores, existe una gran movilización contra la radicación de una gran sucursal de Coto –para abastecer a toda la zona, no sólo a Mercedes–. Este movimiento, en principio también hostil al movimiento obrero y al cuadro de lucha, exigió la realización de una Asamblea pública en el Concejo Deliberante de la ciudad, donde se impuso una impasse por 120 días a esa resolución.


En este contexto intervinimos en la Asamblea como Polo y CTA (Miguel Pastorini y Mario García, secretario de Judiciales), siendo ovacionados luego de definir el carácter de la crisis, el planteamiento contra el presupuesto cero, los patacones y la necesidad del subsidio al desocupado y el cese del pago a los banqueros (aquí hubo una verdadera ovación en el desbordado recinto).


Nuestras intervenciones fueron grabadas y emitidas íntegramente, en directo y diferido, por los canales locales.


También se ha pedido urgente la reunión de la Mesa Sindical, donde planteamos con otros compañeros de bancarios, DGI y Camioneros que ese sector debe apoyar concretamente en unidad de acción con el movimiento piquetero y por la huelga general.


No menos importante ha sido la delegación de 50 compañeros que movilizamos al acto central, previa asamblea en la Plaza Central. Y el amplio marco de compromisos de presencia para la próxima asamblea, que seguramente garantizará tres días de agitación barrial y en lugares de trabajo, y corte de ruta.


Por último, se destaca la actividad del núcleo de UJS de la UNLu, que en esta segunda jornada fue protagonista e impulsor de una gran marcha hacia el municipio y un corte simbólico sobre la ruta 7.


Hay elementos que no son menores para caracterizar una situación de crisis. Obviamente, uno de ellos es la combatividad de los trabajadores públicos y desocupados. Pero no sólo se remoza el sentido piquetero. Ha reaparecido en la ciudad la afiliación gremial, contradictorio con la disminución salarial y con que los no afiliados son los más críticos con las direcciones burocratizadas. Es un voto de confianza a una reorganización sindical. Sube la lucha, baja la confianza de los especuladores y suben la acciones de las organizaciones de clase.


Otro dato: es un momento muy oportuno para las lista de oposición en los sindicatos_ ¡y hasta en los partidos patronales! (Gioscio, intendente del PJ, apenas ganó su interna por 14 votos)

También te puede interesar:

La marcha cuestionó el ajuste de quienes gobiernan, fue impulsada por el Polo Obrero y otras organizaciones del Frente de Lucha.
En el marco de la jornada nacional de lucha del Frente Nacional Piquetero.
Más de 10 mil compañeros y compañeras reclamaron por trabajo genuino, aumento de los programas, vivienda y alimento para los comedores.
La jornada piquetera se expresó en las principales ciudades del territorio nacional.
Por un Congreso Piquetero Nacional que elabore un programa político, un plan de lucha y que una los sectores explotados contra el ajuste.