11/09/1998 | 600

Una conquista obtenida a «pata y pulmón»

En las últimas semanas la desocupación dio un salto en Cutral Co al finalizar una serie de pequeñas obras. Esto motivó que los obreros de la construcción iniciaran el reclamo por la iniciación de algunas obras prometidas cuando las puebladas iniciaron.


Una delegación que viajó a entrevistarse con Ferracioli (ministro de obras públicas) se retiró indignada de la reunión cuando éste, por toda respuesta, les dijo:»Para Cutral Co no tengo ni dos pesos».


A su regreso, se votó marchar hacia Neuquén «a pata y pulmón», para exigir allí las respuestas que no obtuvo la delegación.


A los obreros de la Uocra (unos 100) se unió un grupo de fogoneros que reciben el «subsidio» de los 400 pesos que paga YPF ( que caduca en setiembre) para exigir la continuidad hasta fin de año o su incorporación a la obra Mega. En total unos 150 trabajadores marcharon hasta Neuquén (unos 110 kms.).


De una nueva entrevista con el ministro Ferracioli, con la columna ocupando la entrada del ministerio, se consiguió la puesta en marcha en forma inmediata de la obra del hospital y la reactivación de un plan de viviendas que implican la obtención de unos 200 puestos de trabajo. Para el caso del hospital, durante los 30 días que transcurran antes que se ponga la obra efectivamente en marcha, la empresa pagará dos quincenas de 150 pesos cada una a los 100 anotados.


Quedaron pendientes otros puntos del reclamo: asegurar por otro período el subsidio de $ 400 de YPF a los quinientos compañeros ocupados en ese plan; la inclusión de desocupados de Cutral Co en la obra del plan Mega, etc., y como muchos compañeros dijeron, faltaron respuestas a los reclamos de fondo.


Pero que el gobierno ni sueñe que ha cerrado un conflicto. La mitad de los desocupados de Cutral Co, ni siquiera reciben los 150 ó 200 pesos de la ley 2128, del decreto 1821, del Plan Trabajar. Y este aspecto el gobierno no lo puede tapar con su autopromocionado Proyecto 2020 (un proyecto de «reconversión productiva» que hará que dentro de 20 años Neuquén tenga su futuro en la agroindustria, la forestación, etc.).


Las cuestiones de fondo


Una asamblea realizada en mayo, votó un pliego con 14 puntos con los reclamos de las organizaciones sindicales y populares de Cutral Co, que luego fue avalado por 5.000 firmas. El pliego está firmado por la Coordinadora de ex empleados de YPF y Gas del Estado, vecinos de Cutral Có y Plaza Huincul, CTA, CGT, Coordinadora de Padres, Uocra local y otras organizaciones populares. Tal pliego está promovido por la denominada «pata social» de la Alianza (Frepaso local y CTA) y se inscribe en el marco de la política más general de la Alianza.


Entre los 14 puntos sólo se destaca por su perspectiva el que dice «No a la entrega de El Mangrullo», reivindica que sean los municipios «los encargados de su puesta en marcha, desarrollo, explotación, comercialización y administración» y que «es necesario la creación de una Comisión Fiscalizadora Popular para ejercer el legítimo control de gestión que le corresponde a la Comunidad dueña del Yacimiento».


Este rico yacimiento gasífero, hoy cedido a los municipios de Cutral Co y Plaza Huincul como parte de los reclamos de las puebladas, es pretendido por varios grupos económicos.


El pliego si bien reconoce que la causa del desempleo y el sufrimiento del pueblo es «producto de la política de privatización» no sale de lo declamativo ya que no plantea la renacionalización de las empresas privatizadas y, menos aún, el control obrero sobre las mismas. El punto específico reclama «exigir que se investigue … la privatización de las ex-Empresas del Estado con YPF a la cabeza…».


El mecanismo para obtener las soluciones es la exigencia a «los Cuerpos Constitucionales (para que) asuman el cumplimiento emergente del sufragio popular y (empleen) la facultad de legislar…».


Si así no sucediera, los «que no tienen ya más nada que perder… ya han iniciado la cuenta regresiva que agotará finalmente su paciencia y que en cualquier momento desbordará sin duda, sediento de justa venganza para con los que arteramente los han desposeído a cambio de mezquinos intereses».


Este pliego es la mejor expresión de la expropiación de las puebladas en favor de intereses ajenos a la clase obrera que las protagonizó. En esta expropiación tiene mucho que ver la Alianza local, que gobierna la comuna y la influencia del centroizquierda (CTA) que resulta una continuación (hasta física) del desenlace de la última pueblada, lo cual reflejamos en nuestro balance cuando dijimos «Los fogoneros no están de acuerdo» (PO 536).


Las soluciones concretas de fondo no vendrán de los Cuerpos Constitucionales, sino de los que «no tienen ya mas nada que perder» (excepto su esclavitud), con los métodos históricos de lucha que los trabajadores de la zona han ejercitado más de una vez, ni tampoco vendrán de la coexistencia con el saqueo de los recursos. Las soluciones se conquistarán recurriendo a medidas que apunten en forma progresiva a la base del régimen capitalista.


Debemos abrir un debate con ese programa de 14 puntos, en función de superar sus limitaciones y contradicciones.


En Cutral Co y Plaza Huincul sigue abierto el rumbo de las puebladas.