CABA

Video: comedores populares, la lucha contra el hambre y por trabajo

Algunas entrevistas a compañeras que están al frente de los comedores de la capital.

Willy Monea Ojo Obrero Fotografía

Así como como el gobierno nacional no responde a los reclamos de los comedores populares, Horacio Rodríguez Larreta también le da la espalda a quienes se encargan de brindar asistencia alimentaria a cientos de personas todos los días en la Ciudad de Buenos Aires. El siguiente video, a través de diferentes testimonios, refleja las privaciones a las cuales se ve sometida la población de los barrios pobres de la capital, paradójicamente, el distrito más rico del país.

Las compañeras que están al frente de los comedores y merenderos barriales del Polo Obrero de CABA denuncian de qué manera el gobierno porteño viene retaceando la cantidad de alimentos que provee. Incluso, en muchas ocasiones los mismos llegan en mal estado, poniendo de relieve el desprecio hacia los sectores más empobrecidos que anida entre los funcionarios gubernamentales. Por otra parte, los alimentos «frescos» son los que más escasean.

 

De este modo, Larreta actúa en sentido contrario a las necesidades que emergen en las barriadas de la ciudad. En tiempos en los cuales se profundiza la crisis social y el hambre, el gobierno no garantiza más raciones para los comedores ni abre nuevos. Todas las compañeras coinciden en que las listas de espera compuestas por vecinos que necesitan acudir allí en busca de un plato de comida se incrementan día a día.

A su vez, el gobierno de la ciudad no provee a los comedores barriales de elementos de bioseguridad para prevenir el contagio. Las vacunas, por su parte, llegan a cuentagotas para los y las trabajadoras esenciales de los comedores quienes están sumamente expuestos al virus. De más está decir que la inclusión de este sector en el plan de vacunación fue fruto de numerosas movilizaciones.

Por otro lado, el oficialismo de CABA precariza a sus trabajadores ofreciéndoles programas sociales con contraprestación laboral a cambio de migajas. A modo de ejemplo, quienes se desempeñan en la limpieza de las veredas reciben a cambio apenas $18.000, cifra muy por debajo de la línea de indigencia.

El video también ilustra cómo Larreta no garantiza el derecho a estudiar. No le ha otorgado ni una sola computadora a aquellos estudiantes que no tienen los recursos económicos para atravesar la virtualidad. Reclamo de primer orden puesto que ahora se estableció la modalidad mixta que combina clases presenciales con remotas. Por este motivo, miles de pibxs de los barrios han salido a movilizarse para exigir dispositivos y conectividad para poder cursar.

Además, las compañeras exponen la grave situación en la que se encuentran sumergidas las mujeres pobres que padecen violencia de género al interior de sus hogares. Por un lado, en las comisarías desoyen las denuncias, y, por otro, no existe asistencia económica alguna por parte del Estado que les permita a las víctimas rearmar un proyecto de vida lejos del agresor.

El video, a fin de cuentas, es un insumo en la lucha que viene desarrollando el movimiento piquetero independiente por trabajo genuino, un seguro al desocupado de $40.000, vacunas para todos y alimento para los comedores. Entre quienes gobiernan, la grieta no existe a la hora de atacar las condiciones de vida de los sectores populares y empobrecer a la población, por eso los enfrentamos y peleamos por una salida propia.

 

 

   

En esta nota

También te puede interesar: