fbnoscript
15 de octubre de 2015 | #1385

Iglesia y pedofilia se defienden con fascismo

Chile está conmocionado por el escándalo de las denuncias contra el clero por los casos de abuso encubiertos por lo más alto de la dirigencia vaticana.
"Piensen con la cabeza y no se dejen llevar por los zurdos". La frase corresponde al papa Francisco cuando se dirigía a las víctimas del cura abusador chileno, Karadima. La indicación macartista, tendiente a rechazar una denuncia por la supuesta inclinación ideológica del denunciante y no por dar pruebas de que la denuncia es falsa, estuvo destinada a poner punto final a un escandaloso caso de encubrimiento de pedófilos en la curia chilena.
 
La designación por parte de Francisco del obispo Juan Barros como obispo de la diócesis de Osorno ha generado una rebelión en Chile. El hombre está acusado por las víctimas de Fernando Karadima de haber participado de las sesiones de abuso de quien todavía es cura. El conjunto del episcopado chileno está en la mira ya que se conocieron mails que revelan el encubrimiento al abusador.
 
Más allá de las invocaciones vacías, la orientación del papado de Francisco es la de salvar al conjunto de la institución y a miles de abusadores, a los cuales protege ante las avanzadas judiciales que se llevan adelante gracias a la valentía de sus víctimas. Grassi y Mercau, dos sacerdotes abusadores de nuestro país, siguen siendo curas con autorización sacerdotal.
 
La pretensión de las víctimas de Karadima de llegar a todos los abusadores y sus cómplices resulta insoportable para la Iglesia porque lo más rancio del clero chileno está involucrado. Las víctimas están pidiendo el desplazamiento de los cardenales Ezzati y Errázuris. Y denuncian que la propia sede vaticana los encubre y encubrió.
 
Francisco emplaza a las víctimas a silenciar los abusos para preservar a una institución plagada de pederastas y cuya función fundamental es defender el régimen social vigente de explotación y sometimiento. Por eso, ataca a la ideología que se referencia con el combate de este régimen social. Fascismo en estado puro. Esta Iglesia no tiene nada para ofrecer

 

Compartir

Comentarios