fbnoscript
18 de agosto de 2016 | #1424

FILOSOFIA Y LETRAS

Apartan a Dante Palma, denunciado por abuso

Derrotamos el encubrimiento de la gestión de Morgade: el ex panelista de “6,7,8” no estará al frente del aula
El mismo día en que se conoció la libertad de Belén, el movimiento de mujeres se anotó otra victoria en la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA. Tras meses de reclamos estudiantiles por denuncias sobre violencia de género y abusos, las autoridades apartaron de las aulas al ex panelista de “6,7,8”, Dante Palma.
 
En la noche del martes, la Comisión de Interpretación y Reglamento emitió un dictamen que dispone la “eximición de funciones” de Palma -seguirá cobrando su salario- y la designación de un remplazo al frente del curso que tenía asignado. 
 
La separación de Palma fue el resultado directo de la movilización que impulsamos como Plenario de Trabajadoras en la conducción del Cefyl y a través de su Comisión de Mujer, ya que la gestión de la facultad, encabezada por la decana K, Graciela Morgade, se empeñó en protegerlo.
 
En el Consejo Directivo, las autoridades votaron en contra de nuestro pedido de suspensión preventiva de Palma en dos oportunidades: primero, el 5 de abril, con el desempate de la decana “feminista” Morgade, y nuevamente en la sesión del pasado martes 9, un día antes de que se iniciara la cursada a cargo del ex “6,7,8”.
 
Las argumentaciones que los consejeros kirchneristas esgrimieron en ambas oportunidades -“eran cuestiones de pareja”, “no pertenecen a la facultad”, “son rumores en las redes sociales”, “presunción de inocencia”, “atenta contra los derechos laborales de Dante Palma”- reprodujeron todos los clichés que las oficinas estatales y comisarías dedican a las mujeres en todos los casos de violencia. La protección de las autoridades despertó el repudio generalizado de la facultad. Recién entonces, Morgade y los suyos dieron un giro de 180 grados y “descubrieron” que eran hechos gravísimos “tras leer las 160 fojas del sumario”. Recién entonces aceptaron el apartamiento de Palma “para protección de ambas partes”.
 
Las autoridades se habían comprometido a la aplicación inmediata del protocolo contra la Violencia de Género (que fue aprobado por la UBA en diciembre pasado, en el marco del Ni Una Menos) empezando por este caso. Sin embargo, los dispositivos previstos por el mismo, como la constitución de un organismo con especialistas en temáticas de género y representantes gremiales, todavía no fueron creados. Ni siquiera fue colgada en la página web de la facultad la casilla de mail creada para recibir denuncias. Encomendaron el caso a la Oficina de Legales con la intención, hasta el último momento, de proteger a Palma, dándole la espalda a sus víctimas.
 
El miércoles 10, cuando más de cien estudiantes nos movilizamos para repudiar al docente, éste no se hizo presente. Cuando fuimos a exigir respuestas a las autoridades, éstas respondieron con amenazas y defendieron la continuidad de Palma en la facultad. Las autoridades kirchneristas se empeñaron en este verdadero encubrimiento por el simple motivo de que el acusado pertenece a su camarilla política. Fracasaron.
 
Desde el Plenario de Trabajadoras y la UJS-PO en la presidencia del Cefyl, seguiremos impulsando la movilización por la aplicación inmediata del protocolo, así como por la creación de un Centro Integral de Asistencia a la Mujer en la UBA con todos los recursos necesarios y enfrentando toda forma de opresión contra la mujer. Y desarrollaremos una enorme campaña de cara al próximo Encuentro Nacional de Mujeres en Rosario.
 
 

Compartir

Comentarios