fbnoscript
10 de marzo de 2017

Un 8 de marzo histórico en Chaco y dos perspectivas

Un movimiento de mujeres en ascenso
Por Vale Luz

En Resistencia, el paro internacional de mujeres se hizo sentir con cientos de familias en la calle. 

El movimiento estuvo dividido en dos movilizaciones, dos actos y dos listas de oradores como resultado de que las organizaciones independientes nos negamos a compartir una actividad en común con las responsables políticas de la situación de degradación de las mujeres en Chaco.

La corriente divisionista que fue copada por el gobierno

El sector autodenominado “Agrupación Ni una menos” puso toda la carne al asador para impedir que se expresaran críticas al gobierno de Domingo Peppo. Por eso, impidieron un acto común, cerrando el micrófono cuando llegaron al mástil de la Plaza las organizaciones independientes nucleadas en la Multisectorial.

Ese acto de corte oficialista criticó al neoliberalismo, pero trató de exculpar de responsabilidades a los K. Escondieron que el movimiento de mujeres  tiene una extensa agenda de reclamos que fueron negados bajo el gobierno de Cristina Fernández. Reivindicaron a Milagro Sala como “luchadora social”, ocultando que su organización se ha convertido en una suerte de gerenciadora sobre la base de un manejo discrecional de millones y millones de pesos sin control del presupuesto del Estado.Y aunque exigieron el “desmantelamiento de las redes de trata”, unos puntos antes del mismo documento habían reivindicado “que se reconozca el trabajo sexual”. Una maniobra empleada por el kirchnerismo para sacar de foco la complicidad de su propio poder político con las redes de trata, empresarios de la moda, el juego y demás personajes de la vida social capitalista, que viven a costa del sometimiento de la mujer, su integridad, su cuerpo.

Voceras oficiales hicieron una intensa demagogia. La ex Ministra de Desarrollo Social y actual Diputada Provincial del PJ, Betty Bogado, sostuvo días antes que debemos pelear “todas juntas, cada una desde su lugar”. ¡Claro! Nos propone que las becadas que trabajan por 1.000 pesos peleen “desde su lugar”, mientras los ministros y ministras lo hacen desde el suyo...Nosotras contestamos: ¡Todo lo contrario! se trata de alterar los “lugares” a los cuales este régimen social condena a cientos de miles de trabajadoras condenadas a una vida de miseria. Mientras Capitanich y otros funcionarios se sacaron la foto con el cartel de "Ni una menos” los reclamos más sentidos por las mujeres siguen sin figurar en la agenda del gobierno provincial.

La marcha de la mutisectorial

La Multisectorial de Chaco, que integra el Plenario de Trabajadoras y el PO, en cambio, marchó con la consigna “Ni una Menos. El Estado es responsable. Abajo el ajuste del gobierno nacional y provincial”. Hicimos hincapié en denunciar al poder político y al régimen social capitalista que generan la opresión y la cultura machista y hoy están dirigidos por Macri, Peppo y sus partidos.

De nuestra columna participó la madre de Mayra, que se viene movilizando por la aparición con vida de su hija; la abogada Mónica Kwaszko, que ha denunciado violencia de género por parte de un capitán de gendarmería que es apañado por el sistema judicial de la provincia y los poderosos del distrito de La Leonesa; y otras tantas compañeras que sufren violencia en sus hogares y no pueden independizarse por estar precarizadas y no tener acceso a una vivienda.

Exigimos que aparezca Maira, desaparecida hace 3 meses sin que el Estado haya iniciado una campaña por encontrarla a ella y a los responsables de su desaparición y/o secuestro.

Exigimos que se acabe la precarización laboral que ha ido in crescendo a lo largo de nuestra historia, con los K y aún más con Macri-Peppo. Denunciamos la falta de planes de acceso a la vivienda para mujeres que denuncian violencia, el abuso en las comisarías donde no se toman las denuncias, la hiperexplotación de mujeres y niñas en el campo por parte de patrones negreros, la violencia de género que ejercen intendentes y poderosos de los pueblos.

Esta agenda requiere un movimiento independiente.

La intervención de funcionarias para copar el 8 de marzo es un preludio de lo que pretenden hacer con el Encuentro Nacional de Mujeres que quieren realizar en Chaco, sobre la base de un acuerdo entre el PJ provincial y la CCC, en contra de la mayoría de mujeres que votó su realización en la Ciudad de Buenos Aires.

La denuncia de estas maniobras sirve para preparar un Encuentro de Mujeres independiente del poder político.

 

 

En esta nota:

Compartir

Comentarios