fbnoscript
15 de mayo de 2017

"El Bebito": regreso de una campaña reaccionaria contra el derecho al aborto

Liderada por una católica ultramontana recorre las redes sociales. Los vínculos con Videla y la Sociedad Rural.
La campaña de “El Bebito” acaba de tener una nueva manifestación a través de un video subido a las redes sociales y que en sus primeras horas tuvo gran circulación. Protagonizado por Mariana Rodríguez Varela, que había saltado a la fama cuando sugirió en un primer video “colgar al bebito de los balcones” -en referencia a un feto hecho en yeso que su grupo reparte como santo y seña de la campaña contra la legalización del aborto-, esta segunda intervención adquiere nuevas alturas reaccionarias.
 
En la nueva aparición, Rodríguez Varela dice haber llamado a un centro de orientación para abortos seguros en el que habría recibido orientación positiva para realizar la interrupción de un embarazo no deseado. La activista católica expresa su rechazo a la línea de ayuda, se opone al aborto no punible, muestra otra vez a “el bebito” y explica que el aborto puede tener consecuencias como “infertilidad, cáncer de útero, cáncer de cólon, cáncer de pecho, adicciones, alcoholismo y tal vez suicidio”. Su circulación por las redes se da, en gran parte, de forma paródica, pero el video forma parte de una campaña ultramontana de la iglesia católica que recorre el país con su manto oscurantista.
 

 

“El Bebito” es el nombre que da cuenta de una campaña nacional contra el derecho al aborto legal y gratuito y también contra el derecho al abortos no punibles (causales violación, inviabilidad del feto, riesgo de vida para la madre) de los sectores "pro vida" -que encubren las muertas y mutiladas  a causa de los abortos clandestinos. Su eje es la exhibición de carteles, calcomanías y flyers cuyo protagonista es un embrión de diversas semanas que “pide” ser dado a luz. Y el reparto del “bebito” de yeso en la puerta de escuelas católicas (y a pedido de “bebitos” por parte de quienes quieran sumarse a la campaña). La página de Facebook “El Bebito” tiene más de 36 mil fans y exhibe el alcance nacional de su accionar, realizado en colaboración con parroquias católicas de todo el país y también instituciones como Conin, el centro médico auspiciado por el Opus Dei -fracción ultramontana del catolicismo. La campaña adquiere ribetes morbosos cuando exhibe embriones de seis semanas (cuando el tejido celular del feto no supera el tamaño de una tapa de botella de cerveza) a los que atribuye formas corpóreas definidas y también, demenciales, cuando propone bautizar a los “bebitos” de yeso y ponerles nombres en recuerdo de los niños sin nacer. También promueven la denuncia penal del personal médico que realice abortos no punibles.
 
Mariana Rodríguez Varela es hija de Alberto Rodríguez Varela, que fue Ministro de Justicia durante la dictadura militar entre 1978 y 1981. Se comprobó que el entonces ministro visitaba los centros clandestinos de detención, ya que fue reconocido por Héctor Timerman y Lidia Papaleo en el Centro Clandestino de Detención conocido como Puesto Vasco. Allí entrevistó a los empresarios Juan e Isidoro Graiver, que permanecían secuestrados. Rodríguez Varela, en tanto Ministro de Justicia de la dictadura, no podía ser ajeno al plan sistemático de desapariciones ejecutado por los militares. Por eso fue denunciado a la justicia, pero no llegó al banquillo de los acusados. Por el contrario, ofició como abogado defensor del dictador Jorge Rafael Videla en los estrados judiciales. La lideresa de la campaña “El Bebito” fue definida en La Nación en una nota de 2011 como una “madre pulpo que no deja nunca de sonreír” (tiene 6 hijos y en esa nota declaró que su rol social era criarlos) y es, además, concuñada de Luis Miguel Etchevehere, presidente de la Sociedad Rural Argentina, porque todo queda en familia.
 
La campaña “El Bebito” se centra actualmente en la denuncia de los abortos no punibles, derecho consagrado desde 1921 en la Constitución Nacional, que es vulnerado sistemáticamente, pese al fallo FAL de la Corte Suprema en 2012. Este reconocimiento sin embargo no reemplaza la necesidad de la legalización del aborto, en condiciones seguras y gratuito, bandera central del movimiento de la mujer. “El Bebito” es una campaña reaccionaria que toma ribetes paródicos con los videos de sus activistas y sus propuestas desopilantes, pero que forma parte de una acción más general desplegada por la iglesia católica, enemiga de los derechos de la mujer. Deben advertirse estas características para que la circulación en redes del video de Rodríguez Varela no quede solamente como la posibilidad de un "meme" sino que permita considerar las fuerzas en disputa en la lucha por la legalización del aborto, un derecho fundamental de las mujeres. 

 

En esta nota:

Compartir

Comentarios