fbnoscript
15 de mayo de 2017

Vicente López: la policía enredada en las redes de trata

El 10 de mayo fue allanado en Vicente López un prostíbulo disfrazado de spa, donde se encontraban seis víctimas de trata de distintas nacionalidades y en el que fueron hallados 700 mil pesos.
 
Pese a que la investigación que culminó en el operativo lleva más de seis meses, solo hay un  detenido por la causa: el patovica que atendía el lugar (Qué Pasa, 10/5). Algo similar había sucedido en junio de 2016, cuando el allanamiento de un departamento-prostíbulo donde se encontraban tres mujeres apresadas llevó a la detención únicamente de la titular del lugar y a una empleada.
 
Las detenciones aisladas ponen de manifiesto la complicidad entre las redes delictivas y la policía –un vínculo que ha dado numerosas muestras en el distrito.
 
Negocios
 
El negocio prostibulario tiene larga data en Vicente López, pero se ha acrecentado en el último período al calor de condiciones favorables. La especulación inmobiliaria, basada fundamentalmente en la edificación de torres de lujo, expulsa a los trabajadores y “elitiza” la zona; en ese cuadro es que proliferan los prostíbulos VIP.
 
En mayo del 2015, fue allanado un pool en Munro, que era usado para la venta de droga y para la explotación sexual. El regente de estos negocios era Héctor López, jefe de calle de la comisaría de la localidad, quien apretaba jóvenes para que roben para él, extorsionaba a los comerciantes reclamandod una cuota mensual a cambio de seguridad, y se encargaba de la comercialización de drogas de las barriadas. La banda estaba integrada por otros policías, agentes de la Dirección Departamental de Investigación (DDI) de Vicente López y del Comando de Prevención Comunitaria (CPC) –dependientes de la municipalidad de Jorge Macri, futuro miembro del gabinete nacional.
 
En abril de 2013, en Vicente López fueron liberadas nueve mujeres de una red de trata que trabajaba en Puerto Madero, Olivos e Ituzaingó, en lugares que eran promocionados en redes sociales como de “prostitución VIP”. En aquella ocasión, fue detenido el subcomisario de Olivos, Maximiliano Moreno, quien dirigía la banda. Tiempo después, su reemplazante fue acusado por la liberación de zonas para el delito.
 
En las últimas tres semanas ha habido en Vicente López más de treinta denuncias por secuestro, que han salido a la luz por fuentes extraoficiales. Se trata de camionetas y autos que recorren las calles y merodean los colegios primarios y secundarios, con absoluta impunidad. El distrito "ejemplo en políticas de seguridad" –con sus millones de pesos gastados en cámaras, patrulleros y personal policial municipal– no garantiza ni siquiera que los vecinos puedan llegar a su lugar de destino al salir a la calle.
 
La conclusión es clara: las redes de trata no podrían operar sin la complicidad de las instituciones del Estado y sus funcionarios.
 
Basta
 
Exigimos a los gobiernos municipal y provincial, y a la jueza Sandra Arroyo Salgado (cuyo juzgado interviene en la causa del prostíbulo-spa), que informen a la comunidad de Vicente López sobre todos estos hechos: en qué situación se encuentran las investigaciones de los espacios de trata de personas desmantelados; quiénes eran los funcionarios que habilitaron dichos spa; cómo y dónde se encuentran los altos mandos de la Policía Bonaerense involucrados; si las mujeres rescatadas de semejante flagelo cuentan con la asistencia correspondiente y, en el caso de las treinta denuncias de secuestro, dónde se han perpetrado y cuáles son las investigaciones y métodos de prevención que se están desarrollando.
 
Desmantelamiento de las redes de trata. El Estado es responsable.

Compartir

Comentarios