fbnoscript
28 de julio de 2017

Absolución de María Estrella Perramón, justicia por Keyla Jones

Defendamos el derecho al aborto no punible: por el aborto legal, seguro y gratuito
Por Corresponsal
PDT - PO en FIT
En 2015 Keyla Jones, una joven de 17 años, acudió al hospital subzonal de El Maiten, Chubut para solicitar la interrupción legal de su embarazo (ILE). Fue recibida, asesorada y acompañada por profesionales de dicha institución. María Estrella Perramón, una médica residente de segundo año, realizó la práctica conforme la ley. Días después Keyla Jones vuelve al hospital y es derivada al Hospital de Esquel donde fallece por causas que aún no son claras. Sin embargo, rápidamente la justicia señaló la vinculación de la causas de muerte con la práctica de ILE y en consecuencia con María Estrella Perramón, quien la realizó.
 
Existen muchas irregularidades en la causa. Stella Manzano, ginecóloga y perito médico expresó que las causas que figuran como causales del fallecimiento nada tienen que ver con lo que ella misma constató (Diario Jornada). El juez que lleva la causa tiene una sanción previa por obstruir una interrupción legal de embarazo.
 
El poder político intenta una vez más sentar un antecedente jurídico reaccionario, cuando desde 1921 las mujeres en este país tenemos acceso al derecho al Aborto No Punible. Las diferentes interpretaciones del artículo 86 del Código penal han sido utilizadas para bloquear el acceso y confraternizar con el clero. Por esta misma razón el protocolo nacional para la atención de los abortos no punibles no ha sido legislado. Quieren sentar un precedente retrógrado cuando en la misma provincia de Chubut existe desde el 2010 una Ley de Aborto No Punible de la provincia  que califica como no punible toda interrupción de embarazo motivada por riesgos para la salud, entendida esta última en su triple dimensión biopsicosocial.
 
El señalamiento de María Estrella Perramón como responsable de la muerte de Keyla Jones se encuadra  en la enorme precarización que sufren los/as trabajadores/as de la salud, en particular  los/as residentes. Enfrentando jornadas laborales extenuantes de hasta 36 hs, cobrando los salarios más bajos del sistema público de salud, con contratos basura, convirtiendo a los/as jóvenes que buscan profundizar su formación profesional en mano de obra barata del Estado. La criminalización de su accionar como trabajador/a profesional expone la orientación de un sistema que persigue y ataca al eslabón más débil del sistema de salud.
 
Como ocurrió con Belén en Tucumán, estamos ante un nuevo intento de regimentación y disciplinamiento!. El juicio iniciado a la médica pretende enraizar que la práctica de ILE no sea solicitada por las mujeres, aún cuando la práctica de abortos clandestinos sea la principal muerte en mujeres gestantes y que los/las trabajadores/as de la salud rechacen practicarla por miedo de que se los acuse sin causa alguna. 
 
A esta política de persecución y regimentación tenemos que oponerle, como lo hicimos con Belén,  la organización independiente de las mujeres trabajadoras en un frente único que exija la absolución de María Estrella Perramón y justicia por Keyla Jones,  por  educación sexual científica y laica, por anticonceptivos de calidad en hospitales públicos y obras sociales y por  aborto, legal, seguro y gratuito.
 
El movimiento de mujeres viene desarrollando enormes movilizaciones dando cuenta de la potencia de lucha del que es capaz. El lunes 31 comienza el juicio. Movilicemos masivamente a las 12 hs a la Casa de la Provincia de Chubut.

En esta nota:

Compartir

Comentarios