fbnoscript
31 de mayo de 2018

“Vamos por la liberación de la mujer del disciplinamiento del Estado y la Iglesia”

[VIDEO] La ex diputada Soledad Sosa, del Partido Obrero-Frente de Izquierda, expuso en el Congreso a favor de la legalización del aborto.

Soledad Sosa intervino este mediodía en el debate sobre el aborto, legal, seguro y gratuito, en la última jornada previa a su tratamiento legislativo.


En su exposición, la ex diputada del Partido Obrero-Frente de Izquierda por Mendoza y dirigente del Plenario de Trabajadoras enmarcó la lucha por este derecho en una pelea histórica por la separación de la Iglesia y del Estado, y marcó la ligazón de este reclamo con la movilización contra el ajuste y la avanzada del FMI por parte de la clase trabajadora.

Sosa saludó en primer lugar al “poderoso movimiento de mujeres”, marcando como una primera gran conquista la de haber instalado mediante su movilización el debate sobre la legalización del aborto “en la sociedad misma, en los colegios, en las casas, en el trabajo”, como base para un cuestionamiento de orden más general en la “forma de relacionarnos y de considerar a la mujer”. Y convocó a movilizarse el próximo 4 de junio “donde marchamos por Ni Una Menos, porque sin aborto legal no hay ni una menos y porque seguimos marcando las responsabilidades del Estado” en los femicidios”.

En un escenario político signado por el acuerdo con el FMI y el reforzamiento del ajuste, destacó que el Vaticano extorsiona al gobierno nacional y a los gobernadores, ofreciéndose como un factor de contención “a la respuesta que sin lugar a dudas dará el pueblo trabajador” a cambio de que no se avance con la consagración del aborto legal y demás reivindicaciones del movimiento de mujeres. Y señaló que “la lucha contra la crisis económica que descargan sobre la clase trabajadora tiene que ir unida a la lucha por el aborto legal”.

Soledad fue enfática respecto a “la criminal la combinación de pobreza sobre las mujeres y niñas con la falta de reconocimiento de derechos sexuales y reproductivos, de educación sexual integral laica y científica” y, en esa línea, denunció los impedimentos en la salud pública para “acceder a la anticoncepción gratuita, a la ligadura de trompas, no sólo por el vaciamiento del sistema, sino también por la predominancia clerical en los cargos jerárquicos de los hospitales”. Y dio cuenta del escandaloso caso de su provincia, Mendoza, donde el gobernador Cornejo rechaza la adhesión al protocolo de aborto no punible y “el atraso, la pobreza extrema y el oscurantismo medieval está sometiendo a niñas violadas de 11 años a ser madres”, en un marco en el cual el gobernador en la provincia.
 

“La mujer es doblemente oprimida como mujer y como trabajadora: no se le garantiza ni el derecho al aborto, ni el derecho a la maternidad”, señaló, recordando que incluso las que se encuentran bajo convenio sufren de una amplia brecha salarial con los hombres, de un panorama con “licencias por maternidad y paternidad que son las más bajas en el continente” y del no pago en el salario por el cuidado de sus hijos.

Reivindicando como socialista la tradición de la Revolución de Octubre, que “hace 100 años era el primer país que legalizaba y despenalizaba el aborto”, llamó a reforzar la lucha por “lograr que sea ley el reconocimiento y respeto de la autonomía sexual de la mujer” y “liberarla de un mecanismo de disciplinamiento que en nuestro país ejerce el Estado y la Iglesia”. 

“Dijimos basta y no vamos a parar hasta conseguir nuestro derecho. Vamos por la conquista del aborto legal, por la separación de la Iglesia del Estado”, concluyó.
 

Compartir

Comentarios