fbnoscript
3 de julio de 2018

San Luis: sectores oscurantistas atacan la lucha por el aborto legal

Por Amanda Arce
Plenario de Trabajadoras de San Luis

La provincia de San Luis no está ajena a la  enorme movilización de mujeres que se extiende por todo el país para reclamar por aborto legal, seguro y gratuito. La organización de las mujeres, que se reúnen en asambleas, debaten y se movilizan,  ha ido creciendo, lo que ha provocado la reacción de grupos ligados al clero que, no conformes con la campaña de propaganda solventada por dicha institución y el aparato del Estado, tratan de intimidar a las compañeras que la integran, con el fin de acallarlas y desmovilizarlas.

Ante los ya múltiples actos de violencia protagonizados por esos grupos vinculados con la Iglesia, el Plenario de Trabajadoras  (PDT) San Luis repudia sus ataques y su accionar, como la invasión de espacios a los que no fueron convocados, como ocurriera el día 2 de julio en el microcine de la Universidad Nacional de San Luis, en momentos en que se daba una charla a cargo de profesionales de la salud, de la educación y del ámbito jurídico. 

La patota que se hizo presente en el lugar se dedicó a descalificar, insultar y amenazar a las mujeres en lucha, debiendo ser retirados por personal de seguridad de la Universidad. 

De igual forma asistimos a  las presiones  ejercidas sobre trabajadoras de las instituciones educativas confesionales que se han manifestado a favor del reclamo. También han atacado a jóvenes que salen a la calle portando un pañuelo verde, a lo que se suman las publicaciones, vía redes sociales, donde expresan el "comienzo de la caza de brujas".

Defendemos la libertad de expresión y de manifestación, que no deben ser coartadas ni por el Estado ni por el oscurantismo clerical que, pese a proclamarse "defensor de la vida" atenta contra la integridad física y emocional de las jóvenes que levantan verdaderamente las "banderas de la vida" para que no hayan más muertas  por abortos clandestinos que, en el caso de las mujeres humildes, las llevan a realizarlos en condiciones precarias que, en muchos de los casos, atentan contra su salud y su vida. No reconocer esta necesidad es desconocer la realidad que afecta al conjunto de la clase trabajadora. Una realidad que incluye, claro, la falta de educación sexual, también negada por el clero.

El gobierno de la provincia ha desplegado miles de efectivos policiales que patrullan de a dos, tres o cuatro,  las calles de San Luis pero no han impedido, sin embargo, ninguna de las agresiones provocadas por los defensores del aborto clandestino.

Así se convierte en cómplice de estos grupos que pretenden amedrentar a las mujeres en lucha. Esto, aunque el gobernador de la provincia, Alberto Rodríguez Saá, se manifestara a favor de la legalización del aborto, hasta ahora clandestino.
Si es así, que arbitre los medios necesarios para impedir la censura de las luchadoras, el atropello y la violencia hacia las mujeres que rechazan la clandestinidad.

Hacemos responsables a las autoridades provinciales por la integridad física de todas las personas que nos manifestamos por: "Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar y aborto legal para no morir”.                                         
 

En esta nota:

Compartir

Comentarios