fbnoscript
6 de julio de 2018

Amplio repudio obrero a la posición de la CGT en contra del derecho al aborto

En pocas horas, un petitorio de la Coordinadora Sindical Clasista reunió más de 400 firmas. El martes 10 a las 12hs, pañuelazo frente a la sede de la central (Azopardo 802)
Por Amanda Martín

A las pocas horas de que la cúpula de la CGT solicitara una reunión al ministro de salud Adolfo Rubinstein, para manifestar su oposición a que las obras sociales que ellos manejan realicen abortos legales, las redes sociales se hicieron eco del gran repudio que está generando esta posición.

El rechazo va creciendo dentro del movimiento de mujeres, como protagonistas de la lucha por la conquista de este derecho, como así también en los lugares de trabajo, sindicatos, comisiones internas y entre las delegadas y delegados.

Un pronunciamiento lanzado por las compañeras de la Coordinadora Sindical Clasista (CSC) y el Plenario de Trabajadoras, fue ganando adhesión entre todo el activismo y ha inspirado iniciativas para la semana próxima. Se hará entrega de una carta a la central y habrá un pañuelazo por parte de la Campaña Nacional por el derecho al aborto legal y una convocatoria del sindicato AGD-UBA para organizar cómo enfrentar los bloqueos a la legalización del aborto y el paro activo del 8 A, día en que el pleno del Senado debe tratar el tema.

Un pronunciamiento masivo

El petitorio que fue firmado por más de 400 dirigentes sindicales y delegadas de las cinco centrales, plantea no solamente el rechazo a las declaraciones de la CGT, sino también la responsabilidad que tienen sus dirigentes sobre el financiamiento y funcionamiento de las obras sociales.  En ese sentido, denuncia que la  falsa alusión de la burocracia a dificultades para el financiamiento de la cobertura de los abortos se inscribe en el terreno de maniobras de la Iglesia y la dirigencia sindical para frenar el avance de los derechos de las trabajadoras.
 
Encabezando las firmantes está la secretaria general del Suteba Matanza y actual diputada nacional por el FIT-PO, Romina del Plá; la flamante  secretaria general de CTA-A de Mendoza, Raquel Blas; la secretaria general de AGD-UBA Ileana Celotto; Vanina Biasi, dirigente del Plenario de Trabajadoras  y delegada de Apuba (no docentes), sindicato base de la CGT, entre otras tantas compañeras de la CSC.

En el mismo día de lanzamiento se sumaron otras firmas que destacan a otras secretarias generales y de géneros, como la general de Suteba Bahía Blanca, Ana Canullo; la secretaria general de Sipreca (prensa) de Catamarca, Patricia Burgos; la vicepresidenta de Siprus (sindicato de la salud de profesionales de la universidad), Estela Prieto, entre varias firmas más.

Los medios también se hicieron eco de esta reacción: “Aborto: mujeres sindicalistas, en pie de guerra contra la CGT”, titula El Cronista (5/7), donde se destaca que ni las huelgas nacionales de las mujeres,  ni las movilizaciones del #NiunaMenos  contaron con el apoyo de las direcciones tradicionales del movimiento obrero, en especial de la CGT, y que prácticamente desaparecieron  cuando se trataron las movilizaciones en favor del aborto. Más bien quedaron en mano de las agrupaciones opositoras en los sindicatos y sindicatos combativos, que además reclaman por toda la agenda de reivindicaciones de las trabajadoras.

No aclaren, que oscurece

Producto del repudio que han generado las declaraciones, la CGT publicó un comunicado donde manifiestan su supuesta neutralidad, para esperar el resultado de la votación en el Senado en nombre de las “convicciones personales y creencias”, insistiendo sobre la falta de recursos de las obras sociales por la inflación.

Sin embargo, si las obras sociales están en crisis es debido a estas mismas direcciones sindicales que permiten la desvalorización de los ingresos de los trabajadores y administran los fondos de forma totalmente opaca y antidemocrática que solo lleva a beneficiar al negocio privado de la salud.

Conviene recordar que estas mismas obras sociales también se han resistido a los tratamientos de fertilización asistida.

Cuanto más se potencian las presiones de la Iglesia, las direcciones sindicales burocráticas, los bloque políticos patronales, para que no se logre este derecho, más fuerte es la respuesta de las mujeres y el movimiento popular para conquistar el aborto legal, seguro y gratuito.

Te puede interesar: El clasismo repudia el boicot de la CGT al aborto legal en las obras sociales sindicales
 

Tags: cgt, aborto-legal

Compartir

Comentarios