fbnoscript

Córdoba: una nena de 13 años violada y embarazada sin acceso al aborto no punible

PDT Córdoba

El viernes 20 de julio una nena de 13 años ingresó al Hospital Misericordia de la ciudad de Córdoba acompañada de su mamá, porque presentaba dolor abdominal. Luego de los estudios de rutina los médicos constataron que la niña cursa un embarazo de 32ª semanas de gestación (7 meses).

El caso fue judicializado inmediatamente y como medida excepcional la menor fue puesta a disposición de la Secretaría de la Niñez, Adolescencia y Familia (SENAF). Asimismo se dio intervención a la Fiscalía de Instrucción de Delitos contra la Integridad Sexual de Primer Turno, a cargo de Alicia Chirino, quien  ordenó la detención y el traslado a la cárcel de Bouwer del padre biológico de la menor, imputado por abuso sexual agravado por el vínculo.

A la enorme conmoción generada por el aberrante caso se sumaron las declaraciones del director del nosocomio, Dr. Fernando Ulloque, quien afirmó que hace dos años hubo un caso similar, en otro contexto y que el bebe nació en el hospital, y añadió: “de acuerdo a lo que figura legalmente en Córdoba a esta joven no se le puede aplicar un aborto”. En efecto, la niña no tiene la opción de un aborto no punible, por lo que el equipo de salud hospitalario se encuentra a la espera de una resolución judicial. 

Vale recordar, que aunque en  marzo de 2012 la Corte Suprema de Justicia de la Nación estableció como innecesaria la autorización judicial para acceder a la práctica de aborto no punible y exhortó a cada provincia a elaborar protocolos hospitalarios para la atención de abortos no punibles y asistencia integral de toda víctima de violencia sexual, en Córdoba esta resolución no se aplica. Esto es así porque ese mismo año, el gobierno provincial en lugar de adherir al protocolo de aborto no punible del Ministerio de Salud de la Nación, creó una Guía de procedimientos para la atención de mujeres que soliciten interrumpir un embarazo. Sin embargo, a 10 días de creado el protocolo cordobés, la asociación civil “El Portal de Belén” interpuso un recurso de amparo argumentando "inconstitucionalidad", lo que bloquea su aplicación desde hace seis años en todos los casos en que el Código Penal habilita la despenalización.

Este año el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Córdoba anunció que finalmente se pronunciaría al respecto, pero El Portal de Belén interpuso otro recurso de amparo cuestionando la integración del TSJ, lo que llevó a que la resolución sea nuevamente postergada.

Es claro que este estremecedor caso no es el único en los seis años en que este derecho permanece bloqueado en medio de chicanas judiciales instadas por el clero y acatadas por el gobierno provincial y su brazo judicial, pero tiene la particularidad de que sale a la luz en pleno debate por la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, que tras el triunfo de la media sanción en Diputados, se debate ahora en el Senado de la Nación.

Una vez más se pone sobre el tapete la profunda intromisión de la Iglesia Católica y sus instituciones en el Estado provincial, cuyas imposiciones anti derechos de las mujeres son vehiculizadas por la justicia y el propio gobierno provincial.

La iglesia que lidera la lucha contra la legalización del aborto, y que mediante su vocero parlamentario Aurelio Garcia Elorrio se jactó de que en Córdoba la última palabra siempre la tiene el clero,  mediante la obstrucción y  la judicialización del aborto no punible no solo reproduce la violencia contra las mujeres y niñas víctimas de violación, además encubre el accionar de los violadores.

El repudio a esta barbarie debe convertirse en millones para desbordar las calles del país el próximo 1 y 8 de agosto. En defensa de la vida y salud de  las mujeres y niñas que pagan las consecuencias de la postración política al poder clerical, exigimos la inmediata adhesión al protocolo nacional de aborto no punible, como así también rechazamos las maniobras reformistas de los Senadores por Córdoba y exigimos la separación de la Iglesia del Estado, la educación sexual laica y científica, y la legalización del aborto.  

Compartir

Comentarios