fbnoscript
22 de agosto de 2018

“Sigamos haciendo historia. Salgamos a la lucha por la consulta popular vinculante”

Carta abierta del Plenario de Trabajadoras a las compañeras y compañeros de la Campaña Nacional por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito.

A través de una carta abierta, el Plenario de Trabajadoras les ha propuesto a las compañeras y compañeros de la Campaña Nacional por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito abrir un debate respecto a cómo continuar la lucha tras la votación negativa del Senado. 

En la carta, el Plenario de Trabajadoras propone trabajar por una consulta popular vinculante en torno al proyecto de ley que obtuvo media sanción. De conjunto, esta campaña daría nuevo impulso a la militancia a lo largo y ancho de todo el país en favor del aborto legal para derrotar las presiones y lobbys de la Iglesia. Por el contrario, posponer la continuidad de esta lucha hasta las elecciones de 2019 representa un callejón sin salida.

La carta explicita que lo fundamental es evitar la parálisis, porque esto favorece a la iglesia y su penetración en los sistemas de salud y educativo. Recuperar la pelea en las calles, partiendo del lugar conquistado por el movimiento de mujeres en la conciencia popular, abre un amplio terreno para desarrollar la lucha de fondo el aborto legal y el fin de la alianza del Estado con el oscurantismo clerical.

Esta carta está siendo profusamente distribuida en todo el país entre las protagonistas de esta pelea histórica.

Por todas las pibas, por la historia de esta lucha, por nuestros derechos, para que sea ley.  

 

A las compañeras y compañeros de la Campaña Nacional por el Aborto Legal, seguro y gratuito

Sigamos haciendo historia. Salgamos a la lucha por la consulta popular vinculante.

Hemos leído su documento “Seguimos en campaña” y compartimos la convicción de que más temprano que tarde será ley esta reivindicación central para las mujeres y las personas con capacidad de gestar. Esto lo basamos en la enorme confianza que tenemos en este movimiento de lucha, que no sólo pelea por una ley, sino fundamentalmente para terminar con este vínculo reaccionario entre el Estado y la Iglesia.

Celebramos también, la incorporación, en todo el país, de cientos de miles de jóvenes a la lucha política por el camino de la movilización callejera. Ni siquiera las represalias las disuadió de enarbolar el pañuelo verde en las escuelas públicas y en las confesionales. Su fuerza y su alegría es un dato luminoso para quienes combatimos por los derechos de las y los oprimidos. Vimos las lágrimas de decepción, pero también el enojo y la decisión de continuar la pelea expresados no sólo bajo la lluvia esa misma noche. Lo vimos también en las reuniones y asambleas que tuvieron lugar estos días en todo el país.

Estos meses han sido una escuela extraordinaria para que la juventud y el pueblo

todo corroborara la injerencia del Vaticano en la política nacional y el mensaje misógino y enteramente reaccionario de las Iglesias Católica y Evangélica y sus representantes políticos, por “derecha e izquierda”.

Por esa influencia, las centrales sindicales se han negado a acompañarnos a pesar del reclamo de las mujeres sindicalizadas, y hemos visto con indignación cómo algunos movimientos sociales armaron un tinglado para que el arzobispo Poli lanzara una última andanada contra nosotras, en las horas finales.

Claro que, como repetimos en las calles ¡“Estamos haciendo historia”!

Separación de la iglesia del Estado

Pensamos que la pelea por la separación de la Iglesia del Estado, para terminar con los subsidios, con la enajenación de bienes públicos a manos del clero, con la presencia clerical en la salud y en la educación, para terminar con el robo de bebés de madres pobres y con la tercerización de la asistencia social en el clero, debemos librarla dando continuidad a la lucha por el aborto legal.

De inmediato, preparando la próxima gran movilización de nuestro movimiento que será el 28/09 Día de América Latina y el Caribe por el Aborto Legal, fecha histórica de nuestra agenda y de ese modo llegar fortalecidas a nuestro Encuentro Nacional se Mujeres de Chubut, cuya comisión organizadora –es pertinente y amargo recordarlo- se negó a pronunciarse por el aborto legal en medio de este gigantesco proceso de lucha.

Vamos por la consulta popular vinculante

Desde ese lugar, nuestra propuesta a la Campaña y a todas las compañeras de lucha es trabajar para conquistar la convocatoria a una consulta popular vinculante. La Cámara de ingreso de la ley de Consulta Popular es Diputados, donde una mayoría ya votó por el aborto legal, seguro y gratuito. La ley que se somete a votación mediante consulta popular sería la que obtuvo media sanción en Diputados. Si se negaran a tratar la propuesta, no haríamos más que colaborar aún más a una clarificación que los partidos gobernantes buscan evitar. Si la acción del movimiento de mujeres, con pañuelazos, movilización, juntada de firmas, lograra imponer el tratamiento, buscaríamos crecer en aceptación popular a través de una acción militante nacional sin precedentes.

Se nos dice desde distintos ámbitos que “votemos bien en 2019”.Sin embargo podemos confirmar que esto no modificará la proporción actual del Senado por más “bien” que se vote. Se renueva solo un tercio del Senado y entre los 24 senadores a renovar la proporción a favor y en contra de la legalización sigue manteniéndose. Por otra parte las elecciones nacionales quedan muy lejos y las temáticas que se colocarán en el centro de la escena no podemos dominarlas. Pero no necesitamos irnos a 2019, porque esta tesis ya recibió un primer golpe en la provincia de Santiago del Estero el último domingo donde ganó el zamorismo enemigo declarado de las mujeres y pilar de la injerencia de la iglesia en la vida pública. En la tierra del robo de bebés de mujeres pobres y de la detención de las familias de las muertas por abortos clandestinos, ganó el principal garante del negocio y de las muertes.

Por otro lado, dirigentes que hoy, pañuelo verde en mano, hablan a la gente pidiendo su apoyo y voto, a su turno en 2015 y 2017 llamaron a votar por listas que permitieron el ingreso de casi el 30% de los senadores del aborto clandestino. No se los ve rompiendo lazos con esos sectores si no por el contrario, están trabajando para unir fuerzas con ellos. Finalmente las listas de legisladores son sábanas, no hay posibilidad de tachar antiabortistas.

Sin dudas, hemos demostrado que podemos unirnos detrás de un objetivo y consignas como lo hemos puesto en práctica con la lucha por el aborto legal, pero ¿podemos ofrecer a este masivo movimiento una comprensión común sobre qué es votar “bien”? No.

Los derechos se conquistan

“Los derechos no se plebiscitan” sostienen algunas compañeras/os y acordamos con la formulación en tanto denuncia a un régimen que niega los derechos. Quienes proponemos esta consulta como respuesta a la negativa del parlamento a romper con el clero, denunciamos o denunciaríamos si del riñón del propio estado clerical se intentara echar por tierra a algún derecho que por acción de ese estado no goza del apoyo de las mayorías populares, mediante el uso de estos sectores para crear el espejismo de que las mayorías eligen cuando votan. Este no sería el caso de tan legítima preocupación.

Bajo el régimen actual, se deniegan los derechos, se pisotean, se bastardean y se falsifican. Está en su naturaleza.

Los derechos humanos más elementales, han sido arrancados sin resignar ningún recurso legítimo de las mayorías que buscan conquistarlos, y así ha sido a través de la historia.

Si para obtener un derecho que el Estado argentino nos ha negado ni más ni menos que durante 100 años, podemos recurrir a hacer valer una posición mayoritaria conquistada en la lucha contra ese Estado y su Iglesia ¿por qué renunciar a ese recurso? Lo hicieron así las irlandesas y lo festejamos, plebiscitaron derechos humanos elementales, al acceso al agua y a sus recursos naturales, en Esquel y nos entusiasmamos con el empoderamiento del pueblo contra los partidos gobernantes aliados de la megaminería. Con esta convocatoria a arrancar una consulta popular, somos las agraviadas las que salimos a decirle al parlamento que la ruptura con la iglesia que ellos no quieren ejecutar, la vamos a conquistar nosotras con nuestra militancia.

Gobierno y oposición han salido a enfrentar esta iniciativa, no quieren deliberación ni decisión popular directa. Si siempre hicimos y defendimos lo que ellos no querían, no rompamos ahora esa hermosa tradición.

En defensa propia

Por sobre todas las cosas tener una iniciativa es lo que necesitamos para enfrentar a los sectores del clero que están envalentonados. La iglesia católica y la evangelista están aprovechando en este momento su triunfo parcial. Están avanzando en cada hospital, escuela, barrio o lugar de trabajo, contra nosotras y en complicidad con los gobernantes de turno. Por una dilatada disposición de ANMAT que admite el uso ginecológico de Misoprostol, el clero avanza diez casilleros imponiendo elementos oscurantistas en el sistema de salud, educativo y en el estado como ocurre hoy mismo en San Juan y en tantos otros lugares que no conocemos y festeja el triunfo del Frente Cívico en Santiago del Estero, en una provincia donde se sigue militando la adhesión al aborto clandestino a través de juntada de firmas, aún luego del rechazo y en la que viene de movilizar escuelas católicas reclamando a la legislatura provincial para que trate un proyecto del Pro de declaración de la provincia “ProVida”. No podemos dejar que avancen un instante!

Creemos que debemos repensar las construcciones que hacemos a la luz de nuevos y viejos argumentos que surjan, porque nuestro movimiento ha sido el de la reflexión en profundo contraste con el fanatismo místico que representa la contraparte.

La Consulta Popular vinculante nos lanza a las calles a conquistar la voluntad popular, en primer lugar porque sería nuestra iniciativa y no la del régimen.

Nos permite ir por una adhesión social mayor aún de la que hemos conquistado hasta aquí, ya que nuestro planteo tiene un terreno por ganar mientras que los defensores del aborto clandestino serían incapaces de ganar para su posición a alguna de las personas que ya se han expresado a favor.

Las encuestas y la movilización callejera, muestran que partimos de un lugar privilegiado en la conciencia popular y que tenemos mucho terreno por conquistar.

Queremos, todas, el aborto legal y terminar con la presencia de la iglesia en nuestras vidas. Pero los amigos del clero, nos quieren seguir injuriando. No lo permitamos, por las pibas de pañuelo verde y por todas nosotras, por Liz y por todas las que ya no están, sigamos adelante con iniciativa para ganar!

Disculpen la extensión, pero quisimos hacer un texto que presentara argumentos y elementos, para poder construir esta nueva etapa de la lucha reflexionando en común.

Juntémonos de manera tal de poder encausar un intercambio al respecto de tan importantes temas.

Nos vemos en cada pañuelazo, en la marcha del 28/9, en cada asamblea y en el Encuentro Nacional de Mujeres de Chubut!

Viva nuestra lucha!!

Educación sexual para decidir!!

Anticonceptivos para no abortar!!

Aborto legal para no morir!!

Separación de la Iglesia y El Estado!!

 

Compartir

Comentarios