fbnoscript
20 de septiembre de 2018

Justicia por Mariana y todas las víctimas del pastor evangelista Alejo Insaurralde

El Plenario de Trabajadoras realizó un acto frente a la Casa de la Provincia de Rio Negro.
Por Corresponsal

Este jueves,  desde el Plenario de Trabajadoras y el Partido Obrero realizamos un acto frente a la Casa de la Provincia de Rio Negro para entregar una carta reclamando el inmediato juicio y castigo al pastor Alejo Insaurralde, quien ha cometido innumerables abusos y todo tipo de atrocidades contra niñas y niños de esa provincia. Al llegar nos encontramos con el edificio cerrado y rodeado de efectivos de la Policía de la Ciudad, constatando así los vínculos del Estado con la Iglesia evangélica “Asamblea de Dios” a la que representa este pastor.

Denunciamos este hecho y nos solidarizamos con el reclamo de justicia de nuestra compañera Mariana Vidal y de todas las víctimas del pastor Insaurralde y de otros abusadores y por el fin del encubrimiento de la Iglesia Evangélica y del Estado. Seguimos movilizadas hasta lograr justicia por Mariana y todas las víctimas.

A continuación la carta que la Casa de la Provincia de Rio Negro no nos permitió entregar.

 

Buenos Aires, 20-9-18

Al gobernador de Río Negro, Alberto Weretilneck

A la Legislatura del Pueblo de la Provincia de Río Negro

Nuestra compañera Mariana Vidal, militante del Plenario de Trabajadoras y del Partido Obrero de Río Negro, denunció a su abuelo materno, el ex pastor evangélico de Viedma Alejo Insaurralde, por haber abusado de ella cuando era niña.

El abusador se encuentra en libertad, a pesar de arrastrar denuncias desde 1992 -más de un cuarto de siglo- por otros casos de violación a por lo menos siete niñas, actualmente mujeres adultas.

Alejo Isaurralde ocupó un rol jerárquico dentro de una de las iglesias evangélicas más importantes de Viedma, "Asamblea de Dios". También trabajó durante años en un jardín de infantes. La Iglesia Asamblea de Dios no informó de ninguna sanción a Insaurralde. La misma conducta que mantuvo la Iglesia Evangélica Pentecostal Séptima Trompeta ante el doble abuso cometido por un pastor de su grey en Villa Regina en 2014. Para más escándalo, en ese caso el Superior Tribunal de Justicia decidió “preservar” la identidad del delincuente.

Es de dominio público que el obispado del Alto Valle fue refugio para el sacerdote Luis Alberto Bergliaffa, condenado por el Vaticano por la violación de una niña en Córdoba. Y mantuvo a otro pedófilo, el sacerdote Juan José Urrutia, a cargo de la capilla Santa Catalina de Allen. No es de sorprender, cuando el obispo de la diócesis del Alto Valle, Marcelo Cuenca, es un defensor sistemático de otro pedófilo comprobado, el sacerdote Julio Grassi.

Repudiamos el encubrimiento del Estado y la Justicia a las Iglesias Católica y Evangélicas, involucradas sistemáticamente en el abuso sexual y el maltrato a la infancia. El calibre de sus delitos permite solicitar, en defensa de la infancia, su exclusión de toda función social y educativa.

Solicitamos al Ejecutivo provincial que informe sobre la existencia y monto del financiamiento con recursos públicos a la Asamblea de Dios.

Solicitamos también informe sobre tercerización de la asistencia a niños y niñas en esta u otras iglesias o en ONG vinculadas a ellas.

Hacemos responsable a la Justicia y al Estado por la seguridad de nuestra compañera Mariana Vida y exigimos poner fin a la impunidad de Alejo Insaurralde, quien permanece sin castigo.

Plenario de Trabajadoras

Partido Obrero

Compartir

Comentarios