fbnoscript
22 de noviembre de 2018

Destituyen a fiscal y suspenden al juez que podrían haber evitado el doble femicidio de Karina y Valentina Apablaza

El 20 de noviembre se conoció la sentencia del Jurado de enjuiciamiento que dispuso la destitución del fiscal Ricardo Videla y la suspensión por 60 días, sin goce de haberes, del juez de Familia Carlos Choco, por su actuación en los hechos previos al doble femicidio de Karina Apablaza y su hija Valentina, de 11 años, cometido por Lorenzo Muñoz en la localidad de Las Ovejas el 22 febrero de 2017.

Este fallo ha sido el resultado de una dura batalla de la familia, del pueblo de Neuquén, conmovido por el aberrante hecho, y de las organizaciones que hemos denunciando la responsabilidad del Estado.

Karina, luego de un tiempo de convivencia, denunció a Muñoz en cinco oportunidades por agresiones y por el abuso sexual a su hija menor. Muñoz también había sido denunciado por conductas violentas por sus compañeras de trabajo. Karina tuvo que soportar amenazas y la violación de una orden perimetral. La iglesia evangélica a la que asistían, por otra parte, promovía y presionaba a para la "reconciliación" entre ambos, a pesar de las denuncias. Luego de mantener durante un mes el expediente demorado en fiscalía, Muñoz apuñaló a ambas en la calle, 24 horas antes de realizarse una audiencia para la formulación de los cargos.

El femicida se profugó y apareció muerto 23 días después. Se desplegó un operativo de más de cien policías, gendarmería y policía de montaña. Sin embargo, su cuerpo fue hallado a 300 metros del lugar del doble femicidio. El informe de la autopsia indicó que se había suicidado.

En el único juicio que existió hasta la fecha, la defensa de los funcionarios acusados intentó deslindar su responsabilidad ya que “no existían signos de violencia que pudieran prever el resultado final”. La fiscal en jefe, Sandra González Taboada, salió en auxilio de los acusados. Se trata de la misma responsable de la destrucción de pruebas claves en la causa por la desaparición del joven Sergio Avalos, ocurrida hace 15 años.

Responsabilidades

Por primera vez se ha sancionado a miembros del Poder Judicial por no haber dispuesto la protección necesaria a dos víctimas de violencia de género. Una responsabilidad que no le compete solamente a Choco y Videla, sino al gobernador mismo y todo el aparato estatal.

Los funcionarios lo saben bien, pues pretenden que este fallo exima toda la cadena de responsabilidades del Estado y la Iglesia, que ha quedado expuesta en estos 9 meses.

El pueblo de Neuquén no puede olvidar que ante la conmoción de la noticia el gobernador Gutiérrez decretó un día de duelo como para descomprimir la indignación popular. No es para menos en una provincia que, en el primer trimestre, superó las estadísticas anuales de femicidios. Sin embargo, los cacareados programas de protección a las mujeres no superan el folleto y el afiche, poniendo siempre el acento en la responsabilidad de la mujer: “no te calles, denunciá”. Pero es lo que hizo Karina Apablaza. 

¿Y las casas refugio? ¿Y los equipos interdisciplinarios? ¿Y la asistencia económica para no recaer en las garras del violento?

El presupuesto 2019 prioriza los intereses capitalistas, el pago de la deuda a los especuladores financieros y el negocio millonario de la obra pública. El ajuste, los despidos, la inflación seguirán siendo el caldo de cultivo para que la correa de transmisión de la violencia disciplinadora del Estado anide como un virus en las familias trabajadoras. Y parezca una historia trágica, privada.

Desde el Plenario de Trabajadoras, llamamos a marchar con esta victoria el 25 de noviembre. Porque continúa vigente el estado de indefensión de las mujeres y la política de ajuste, la falta de presupuesto en los programas de protección y asistencia.

La lucha por justicia para Karina y Valentina continúa, luchando contra el Estado promotor de los femicidios. #NiUnaMenos.

En esta nota:

Compartir

Comentarios