fbnoscript
1 de diciembre de 2018

Justicia para Delia Aguado

Un nuevo femicidio en Neuquén.
Por Patricia Jure
Concejala Frente de Izquierda- Partido Obrero

A pocos días de la marcha contra todo tipo de violencia hacia las mujeres, un nuevo femicidio sacude la provincia. Nuevamente en la capital neuquina.

Delia Aguado apareció muerta en el interior de un automóvil, asesinada por su ex pareja Diego Tolaba, de quien se había separado hace seis meses luego de 13 años de matrimonio y con quien tuvo 3 hijos.

Ya son seis los casos durante 2018: Claudia Pérez, 47 años - Rincón de los Sauces; Lorena Carrasco, de 39 - Cutral Co; Karina Apablaza, de 31 años, y Valentina de 11 - Las Ovejas; Elma Hernández de 69- Neuquen y Delia Aguado de 32- Neuquen.

Tolaba, un ex gendarme, llegó a denunciar la desaparición de Delia, en un intento de autoencubrirse del hecho. Las pericias indican que se encontraban en el mismo lugar a la hora del femicidio, que se ejecutó por estrangulamiento.

Este hecho expone un problema crucial para las mujeres y es contar con las condiciones para reconstruir la vida. Delia, a pesar de haberse separado, vivía con el femicida por no tener medios económicos para procurarse un nuevo lugar donde vivir. El ex gendarme además, había advertido que Delia había iniciado una relación con otra persona, y cuando decidió buscar un alquiler y mudarse definitivamente con sus hijos, su ex pareja le demostró que en la sociedad capitalista, las mujeres son consideradas propiedad intransferible.

Delia y tantas otras mujeres, forman parte de las estadísticas diarias de femicidios, que crecen al son del ajuste y la falta de programas de protección a las mujeres víctimas de violencia. Luego de 6 años, logramos con la bancada del Frente de Izquierda, que el Concejo Deliberante de Neuquén apruebe un proyecto de Resolución, emplazando al intendente Quiroga a reglamentar y efectivizar una ordenanza por las casas refugio.

Al día siguiente, la noticia confirma nuestra insistente lucha.

Así, el “empoderamiento” es de los Tolaba, que se envalentonan con los fallos de impunidad como en el caso de Lucía Perez o la inacción del poder judicial que liberó la zona que dejó actuar letalmente a Lorenzo Muñoz sobre Karina y Valentina.

Para terminar con la violencia hacia las mujeres hay que enfrentar al Estado y a la Iglesia No hay otra.

Porque esta tarea de disciplinamiento social se profundiza con la crisis capitalista y su necesidad de ir más a fondo con la explotación y la barbarie.

Que vuelva la pleamar de la rebelión verde por la huelga general contra la violencia y la impunidad.

Justicia por Delia Aguado! #NiUnaMenos. El Estado es responsable.

En esta nota:

Compartir

Comentarios