fbnoscript
4 de diciembre de 2018

Justicia por Yanina Miranda, víctima de femicidio

Su marido la prendió fuego. También en Escobar y en la misma semana, tuvo lugar la violación de una menor.

El partido de Escobar se encuentra sacudido por dos casos de violencia de género.

En la localidad de Belén, Yanina Miranda, de 35 años, fue rociada con alcohol y prendida fuego por su pareja Juan Carlos Monjes, tras lo cual fue ingresada al hospital zonal con el 80% del cuerpo quemado y falleció 5 días después, el 1° de diciembre. El juez de garantías, Luciano Javier Marino, liberó a Monjes a las pocas horas de ser detenido.

En la misma semana, una niña de 13 años fue secuestrada camino al Polideportivo Luis Monti, para luego ser llevada a un descampado en inmediaciones de “La Fiesta de la flor”, donde fue abusada sexualmente.

El caso de Yanina y la movilización

El 1° de diciembre se convocó y conformó una “Asamblea Feminista Permanente en Escobar”, que con una presencia de más de 60 mujeres votó movilizar el 3 de diciembre junto a la familia de Yanina para exigir justicia y que se detenga inmediatamente a Monjes.

En la marcha, que fue de la entrada de Escobar hasta el Juzgado N°3, participaron cientos de personas. Al llegar un enorme despliegue policial aguardaba a los familiares y a la comunidad. Se sostuvo una permanencia y después de largas horas, el juez Marino declaró que él no va a tomar la carátula de “femicidio”, que va a evaluar lo que dijo fiscalía, pero que no hay pruebas ni testigos que aseveren que Monje haya prendido fuego a Yanina. El magistrado se toma de las declaraciones de una vecina y una médica, según las cuales la víctima dijo haberse prendido fuego a sí misma, e ignorando los antecedentes del hecho. “‘Estamos destruidos. Ella sufría violencia de género. Le pegaba pero ella siempre lo perdonaba. Nunca llegaba a hacer la denuncia. No podemos entender cómo está libre. Le prendió fuego y está libre’, expresó Juana, una de las hermanas” (Infobae, 3/12).

Violencia sistemática

Yanina y cientos de mujeres forman parte de las estadísticas diarias de femicidios a nivel nacional, en un contexto de falta de programas reales de protección a las víctimas de violencia –que se agrava con el ajuste.

La pareja gobernante de Escobar, del Frente Para la Victoria –el intendente Ariel Sujarchuk y la diputada nacional Laura Russo se refirieron desde sus páginas oficiales al caso de Yanina, llamando a dar “la batalla cultural” contra este “flagelo” de la violencia machista y marcando como responsables “al agresor y a la sociedad”. Quitan así absolutamente la responsabilidad del Estado en la creciente violencia hacia la mujer en el distrito.

En Escobar, la inauguración de la “Comisaria de la Mujer” no ha contribuido a una mejora ni tampoco se ha desarrollado una política de prevención, como se ve en la crecida de casos de violencia en el distrito y en los incontables testimonios que denuncian malos tratos, re victimización, falta de contención psicológica y de asesoramiento legal. La creación de la “Dirección de Políticas de Género” y la inauguración de una “Casa Refugio” en el distrito claramente es demagogia y cascarón vacío: lo poco que se publicita de esta deja ver la insuficiencia edilicia, en calidad y capacidad, y los testimonios recaudados lo aseveran. El lugar solo alberga durante tres días a quienes lo soliciten, luego a la calle o de vuelta a depender del violento. No existe en el distrito un plan de inserción laboral para lograr independencia económica de las mujeres víctimas de violencia que en la mayoría de los casos se encuentran sin vivienda, con sus hijos y sin un ingreso para poder sostenerse económicamente.

Russo se manifiesta a favor de “la despenalización” del aborto pero también “celebra la vida” y propone la organización de las mujeres detrás de las untuosas reuniones que mantiene el intendente junto a las Iglesias en el distrito. Inclusive le otorgaron un espacio en la Feria del Libro Local (organizada por el municipio) al movimiento reaccionario “Con mis hijos no te metas”, mostrando los íntimos lazos que los unen con los sectores clericales.

La organización independiente toma fuerza

Seguiremos en estado de alerta y movilización, acompañando a víctimas y familiares, de cara a un Estado municipal que intenta invisibilizar nuestra lucha mientras nos tratan de convencer con espejitos de colores, deslindando la responsabilidad a la sociedad; mientras dejan a femicidas y violadores sueltos por Escobar. Exigimos una inmediata resolución y justicia en el caso de Yanina y de la niña abusada; y que se garanticen todos los derechos de las mujeres y las niñas en el distrito.

Una vez más, se vuelve a poner sobre la mesa la urgente necesidad de reforzar la movilización y la lucha de y por las mujeres contra la violencia y la impunidad, que sume activamente a toda la comunidad de Escobar, al grito de “Ni Una Menos, el Estado es responsable”.

 

En esta nota:

Compartir

Comentarios