fbnoscript
6 de diciembre de 2018

Otra vez, el municipio de San Miguel contra el derecho de las mujeres y disidencias

La Secretaría de Educación, Cultura y Deporte de San Miguel censuró una de las actividades organizadas por la Universidad Nacional de General Sarmiento en el marco de la “noche de los libros”. La problemática  charla  para el municipio es “Infancias trans, derecho la identidad y diversidad de los cuerpos”, excluida con el argumento de que el contenido de la misma no se ajusta a la naturaleza del evento. Ante este hecho, las autoridades universitarias decidieron retirar la totalidad de las actividades del mismo.

Esta censura se suma al prontuario de acciones que el municipio llevó a cabo todo el año contra el derecho de las mujeres y diversidades. Durante los meses previos al tratamiento de la legalización del aborto en la Cámara de Diputados y luego en el Senado, el municipio armó un gran despliegue de publicaciones y actividades por el “derecho a la vida”. El intendente Jaime Méndez, junto a Pablo de la Torre, jefe de salud del municipio, se dedicaron a recorrer plazas y mandaron a afichar cada esquina contra el aborto legal. No faltaron las publicaciones en Facebook que a modo de publicidad aparecían en los muros de los san miguelinos, con los argumentos contra la legalización del doctor Pablo de la Torre, el graduado de la UCA que salía a defender el rol de mujer incubadora.

El ensañamiento del municipio contra el derecho de las mujeres llegó al punto de la expulsión de dos profesionales del centro de salud de San Miguel por tener un cartel en su oficina con la consigna Ni Una Menos. Amenazaron también con sancionar a una directora por querer realizar una charla informativa sobre la ESI (Educación Sexual Integral). Frente al asesinato de la pequeña Sheila, una nena de diez años no escolarizada sometida a las peores situaciones de violencia intrafamiliar, el municipio no abrió la boca.

Los funcionarios y la Iglesia Católica que gobiernan el municipio saben muy bien que la lucha por Ni Una Menos y por el aborto legal seguro y gratuito es la misma causa: terminar con todas las formas de violencia y opresión que sufrimos mujeres y niñas.

Las mujeres y disidencias de San Miguel tenemos el desafío de enfrentarnos a las fuerzas políticas oscurantistas que nos gobiernan. Esta “noche de los libros” no estarán las voces de la disidencias sexuales, de la diversidad de los cuerpos, porque este municipio pretende mantener la heteronormativa de las familias, el rol de sumisión de las mujeres en ellas, sin importar que seguimos siendo violentadxs por nuestra identidad de género, por ser mujeres o muertas por abortos clandestinos.

El paro y movilización contra el fallo misógino a los femicidas de Lucía Pérez mostró que las mujeres tenemos las fuerzas para enfrentarnos a los atropellos del Estado que protege a los violentos y nos deja morir, culpabilizándonos por tener una vida sexualmente activa y embarazarnos, o dejando que nos violen y nos maten.

Sigamos el camino de la lucha contra la Iglesia y sus pañuelos celestes, para terminar con todas las formas de violencia hacia las mujeres.

En esta nota:

Compartir

Comentarios