fbnoscript
12 de diciembre de 2018

¿”Erradicar”? El gobierno perpetúa la violencia contra la mujer

Tras la denuncia pública realizada por la colectiva Actrices Argentinas, el gobierno anunció a través de las cuentas de Twitter de Mauricio Macri y de la responsable del Instituto Nacional de Mujeres, Fabiana Tuñez,  que “debido a la acusación y denuncia penal de Thelma Fardín contra Juan Darthes  decidimos bajar de todas las cuentas oficiales nuestra campaña contra la violencia de género del año 2016”.

Se trataba de un spot difundido en 2016, de alrededor de un minuto, en el que algunos actores y actrices, entre ellos Darthés, decían que “si una mujer dice que no, es no” y que el control, los celos y posesión sobre las mujeres son violencia. El video promocionaba la línea de atención telefónica 144 y llevaba la firma del Ministerio de Desarrollo Social.

Pero entre la grabación del video, del que se desconoce el criterio para la selección de los/as actores/actrices elegidos/as y preparación y efectividad del guión y de la propia línea 144, pasaron dos años en los que se hicieron tres denuncias contra el actor, que el Instituto Nacional de Mujeres desconoció. El ente nacional que se supone debe actuar, por lo menos, como contención y orientador de las mujeres ignoró la denuncia realizada por la compañera de Darthés en la serie Dulce Amor, Calu Rivero, que como resultado del acoso sufrido decidió abandonar la tira. La denuncia de Calu fue relativizada por empresarios y productores televisivos, mientras que Darthés recibió espacios en programas en prime time televisivo en los principales canales de televisión para defenderse y desacreditar a la víctima.

En esta ocasión, tras el anuncio de la baja del spot, @mauriciomacri agregó: “Reafirmamos nuestra lucha para erradicar todas las formas de violencia contra las mujeres”. Es una impostura. El gobierno no ha impulsado una sola medida para erradicar alguna forma de violencia contra la mujer: maniobró para bloquear la legalización del aborto en el Senado, tarea en la que se destacó la vicepresidenta Gabriela Michetti ; en el presupuesto de ajuste 2019, en el Plan de Acción para la Erradicación de Violencia contra las Mujeres se redujo en 20 millones de pesos; incluso, la línea 144 que promocionaba Darthés fue vaciada y cinco de sus trabajadoras (cuatro trabajadoras sociales y una abogada) fueron despedidas por persecución gremial.

Es evidente que la reforma laboral que impulsa el gobierno acentuará la desprotección y la vulnerabilidad de las trabajadoras, que cobran salarios menores que los de sus compañeros varones y son las más expuestas a los despidos y al acoso laboral en las empresas, donde la actividad gremial les reprimida o, cuando no, regimentada por la burocracia sindical; el ajuste golpea especialmente sobre las mujeres, acentuando las condiciones de opresión que pesan sobre las familias laburantes. ¿Acaso un gobierno que le ha dado carta blanca al gatillo fácil policial puede pretender “erradicar toda forma de violencia contra las mujeres”? Claro que no.   

Sin presupuesto para las leyes y programas de protección a las mujeres, sin educación sexual laica y científica, con el sostén político a los jueces que responsabilizan a las víctimas –como en el caso que dejó impune el crimen de Lucía Pérez–, con aborto clandestino, con desigualdad salarial, trabajo precario, salarios de miseria, amparo estatal a todo tipo de mafias, no se puede siquiera empezar a hablar de poner fin a la violencia de género.

Queda nuevamente demostrado que depende de nuestra lucha. 

 

Compartir

Comentarios