fbnoscript
29 de diciembre de 2018

#MiraComoNosPonemos en Zona Norte

Por Suy Cortés
Nacional de San Isidro

Este viernes 28 más de un centenar de estudiantes secundarias y mujeres de la Zona Norte nos concentramos en la Quinta de Olivos.

La convocatoria se dio a partir de la iniciativa de un grupo de estudiantes secundarias del Nacional de San Isidro, luego de que la denuncia de Thelma y el #MiraComoNosPonemos, abriera un nuevo capítulo en la lucha del movimiento de mujeres, contra el abuso y el acoso sexual. Rápidamente se fue ampliando la convocatoria, despertando el interés de numerosas escuelas de la zona, cómo la media 8 de Vicente López, el Polivalente de Artes de San Isidro, el Artigas de San Fernando, la media 3 de Tigre, entre otras.

Las consignas votadas iban desde el repudio al fallo contra Lucía Perez, pasando por la ESI laica y científica, el aborto legal, seguro y gratuito y la separación de la Iglesia y el Estado.

A su vez se votó como principal consigna #MiraComoNosOrganizamos, para dar cuenta de que la única respuesta posible a un régimen que tiene en su ADN la opresión de las mujeres y las disidencias, es la organización colectiva en los lugares de estudio y de trabajo y la lucha callejera.

No es casualidad que hayamos sido las estudiantes secundarias las protagonistas de esta jornada de lucha. Fuimos también nosotras quienes nos pusimos a la cabeza  de la enorme lucha por aborto, legal, seguro y gratuito, contra el tutelaje de la Iglesia y del Estado sobre nuestros cuerpos, organizando pañuelazos, labiazos y hasta vigilias en cada escuela.

Las estudiantes secundarias exigimos la derogación de los códigos de vestimenta profundamente machistas en las escuelas, exigidos por el Estado y el clero para disciplinar a las pibas. Estos se encargan de tildarnos de   provocadoras por la ropa que usamos,  reproduciendo la lógica del Estado de responsabilizar a la víctima en los casos de violencia de género.

El Estado promueve la violencia hacia las mujeres, como lo pone de manifiesto el fallo absolutorio a los femicidas de Lucia Pérez; y por el otro lado, en alianza con las iglesias, nos niega la aplicación de la ESI laica y científica en las escuelas, que enseñe sobre el respeto a la diversidad, y promueva una sexualidad plena, libre y consentida. Los resultados están a la vista: el 20 por ciento de las mujeres sufrimos abuso sexual alguna vez en nuestra vida y existe en Argentina un femicidio cada 24 hs, lo cual demuestra que se trata de un régimen social que es una fábrica de violentos, como una herramienta de la clase dominante para disciplinar a las grandes mayorías.

 La gran conclusión de la jornada fue la necesidad de que el movimento de mujeres se desenvuelva de manera independiente del Estado y las iglesias,  y continúe movilizado en las calles para arrancar todas nuestras reivindicaciones. Esto está ligado a la tarea de poner en pie centros de estudiantes en cada escuela, que sean una herramienta de  organización  por los derechos de las mujeres y la diversidad.

Compartir

Comentarios