fbnoscript
14 de enero de 2019

Actrices Argentinas respondió a las amenazas y responsabilizó al Estado por la violencia contra las mujeres

Tras la denuncia pública de Thelma Fardín y Actrices Argentinas contra Juan Darthés que sacudiera al país, se multiplicaron los ataques de los sectores reaccionarios y oscurantistas contra las intérpretes. El asunto volvió a tomar alcance nacional en estos días, luego de que Dolores Fonzi twitteara que un “abogado de dudosa trayectoria, turbio pasado y nefasto presente defendiendo a un violador, intenta todo para embarrar la valentía de una víctima denunciante” y el abogado Fernando Burlando, que había salido a respaldar a Darthés, recogiese el guante y la amenazase por esa misma red social con “iniciar acciones criminales y civiles por daños y perjuicios”. Días antes, el abogado Adrián Bastianes había presentado en la justicia una denuncia contra las actrices, acusándolas de “asociación ilícita e instigación al delito” por exigir la legalización del aborto.

En este cuadro, y tras haber reafirmado en varias publicaciones su respaldo a Fardín y Fonzi, Actrices Argentinas publicó hoy un comunicado en el que denuncia las continuas amenazas como un intento de desprestigiar a quienes luchan por los derechos de las mujeres y diversidades sexuales, y señala que “ante todo intento de cortar los lazos de solidaridad, respondemos más unidas que nunca”.

Los enemigos de las mujeres vienen reforzando sus provocaciones, envalentonados por la multiplicación de acuerdos entre los partidos de gobierno y el clero y por la acción de operadores mediáticos contra las luchadoras -como se vio también con las amenazas contra nuestra compañera Vanina Biasi. En esos mismos medios, como denuncia el comunicado de las actrices, se “lucra con el dolor” y se revictimiza a quienes denuncian abusos.

El texto da cuenta de la conmoción producida por la acción de denuncia colectiva contra Darthés, que “destapó una realidad naturalizada, silenciada y vivida en soledad”, despertando las denuncias de miles de víctimas de violencia sexual, en todo el país. Cientos de ellas se dirigieron a Actrices Argentinas, quienes al tiempo que vienen acompañando a las denunciantes señalan que “no podemos ocupar el rol que deberían ocupar el Estado y la justicia”.

El contraste no podría ser mayor. Mientras las actrices y el conjunto del movimiento de mujeres inspiran a las víctimas a denunciar la violencia que viven, el Estado perpetúa y agudiza este flagelo, que sirve a sus fines de dividir y disciplinar a las mayorías populares. Basta reseñar las denuncias de las trabajadoras de la línea 144 de violencia de género, donde desde la denuncia de Fardín se triplicaron los llamados sin que se haya ampliado el personal ni atendido a sus reclamos contra la precarización y persecución laboral. Mientras los sectores “pro vida” actúan a sus anchas, dando un cuadro favorable a mayores violencias contra las mujeres, las casas refugio son cerradas, desfinanciadas o brillan por su ausencia, la policía desatiende denuncias de desaparición (como en el caso de Daiana Moyano) y se dictan fallos como el de absolución a los asesinos de Lucía Pérez. Las Actrices Argentinas dan en la tecla cuando, tras mencionar los múltiples femicidios producidos solo en las dos semanas que lleva el 2019, señalan que “el Estado es responsable por cada víctima que no accede a la ayuda y a la justicia que merece”.

La marea verde sigue haciendo olas.

 

Compartir

Comentarios