fbnoscript
28 de enero de 2019

La Plata: Garro intentó prohibir las polleras cortas para las empleadas del municipio

El amplio repudio a su código de vestimenta lo obligó a desistir

Hace pocos días se dio a conocer, a través de una circular, el código de vestimenta para las trabajadoras del municipio implementado por Julio Garro, intendente macrista en la ciudad de La Plata. La medida consistía en la prohibición de polleras o vestidos por arriba de las rodillas y atuendos que dejen al descubierto el abdomen. El comunicado se difundió días después de que Garro se viera forzado a remover de su cargo al ex presidente del Concejo Deliberante, Fernando Ponce, por denuncias de abuso sexual y malos tratos.

El comunicado emitido anunciaba que quienes no cumplieran las medidas del código, no podrían ingresar a trabajar, lo que sería contabilizado como un ausente y afectaría el presentismo. Pero luego de una ola de repudio en los medios y redes sociales, los funcionarios municipales anunciaron que darían marcha atrás con la medida.

Garro responde a las mujeres del municipio que han denunciado acosos y malos tratos por parte de los funcionarios con medidas de lo más reaccionarias como esta. Paralelamente, el código de vestimenta impulsado por el intendente se da en una ciudad donde el cuadro de ajuste, despidos y precarización laboral es extremo. A principios de enero se conocieron los despidos de las y los trabajadores de la Dirección de Niñez y Adolescencia, quienes fueron informados/as vía mail de la no renovación de sus contratos. Esta dependencia contiene solo 38 trabajadores para cubrir la demanda de más de 13.000 familias, una precarización que deja en evidencia el desinterés de Garro sobre la vulneración de derechos de niñas, niños y adolescentes. Lo mismo sucedió con la línea telefónica 144 de atención a las víctimas de violencia de género.

Durante el 2018 la ciudad fue blanco de un ataque fijo a las escuelas que se pronunciaron por la ola verde y la implementación real de la ESI (Educación Sexual Integral), con grupos anti-derechos persiguiendo y amenazando a docentes y estudiantes. El clero se envalentona en una ciudad donde gobierna Cambiemos, luego de tener vía libre en los acuerdos con Vidal.

Desde el Plenario de Trabajadoras, llamamos a organizar asambleas en cada lugar de trabajo que voten acciones de lucha que pongan en pie un gran paro para el próximo 8 de marzo.

Compartir

Comentarios