fbnoscript
31 de enero de 2019

El kirchnerismo y el 1F

Abierto boicot al reclamo por el derecho al aborto

La jornada de movilizaciones que se organiza para este #1F en distintos puntos del país a partir de la conmoción causada por la niña jujeña de 12 años -obligada a continuar un embarazo forzado producto de una violación hasta los 6 meses de gestación, luego a atravesar una cesárea y finalmente el fallecimiento del bebé- ha puesto nuevamente el reclamo por el aborto legal y por la separación de la Iglesia del Estado como bandera de lucha de las mujeres. Pero, precisamente por ello, es también un factor divisorio entre las organizaciones que vienen siendo parte del movimiento en los últimos años, en especial con el kirchnerismo y los sectores que le son tributarias.

En las asambleas realizadas en CABA para preparar las jornadas, las organizaciones kirchneristas políticas y sindicales brillaron por su ausencia. Lo mismo vale para la Corriente Federal. Sólo salió en el día de hoy un comunicado de La Bancaria, que no participó de las asambleas, pero hace una convocatoria a movilizarse “contra las violencias” –sin emitir palabra sobre el reclamo por el cumplimiento del aborto no punible y el aborto legal. Es precisamente éste el trasfondo del boicot del kirchnerismo y sus organizaciones afines, para quienes volver a poner en pie la marea verde es incompatible con la “unidad de los pañuelos verdes y celestes” que pregona Cristina Kirchner. Una de las referentes de esta política y el frente que propugna Juan Grabois, Ofelia Fernández, declaró recientemente que “es poco estratégico” reclamar el aborto legal en este año electoral. Su “estrategia” es que el kirchnerismo llegue al poder de la mano del oscurantismo clerical. Pero si lo que ponemos en primer plano son las reivindicaciones de las mujeres trabajadoras, lo que seguro es poco estratégico es el frente con el Vaticano y Bergoglio. La clandestinidad del aborto y la preeminencia clerical en todos los niveles del Estado es una herramienta de sometimiento y sumisión de las mujeres funcional a que una mayoría social explotada se someta al brutal ajuste contra las masas.

En esta misma línea, La Mella/Patria Grande (que también se ausentó de las asambleas preparatorias del 1F) intentó negarse a que la Fuba sea convocante de la jornada de este viernes, aunque tras un debate de las compañeras de la UJS y la convocatoria a resolver el tema en la Mesa Ejecutiva de la Federación, debió dar marcha atrás con la negativa. Aun así, por estas horas, se siguen negando a la adhesión de los centros de estudiantes terciarios donde dirigen.

Entre los que participamos de la organización y convocatoria a este #1F, hubo sectores como el PCR que intentaron borrar la denuncia a los gobernadores de las consignas acordadas como modo de salvataje del peronismo (“no todo es lo mismo”), lo que fue rechazado por una mayoría. El colectivo NUM (Ni Una Menos) participó de una sola de las reuniones para luego avisar que adhería a la jornada; no obstante, siendo un colectivo que reúne a periodistas de distintos medios, llama la atención que la convocatoria a esta importante instancia de movilización de las mujeres esté ausente de todos ellos.

Este 1F debe ser un primer peldaño para la organización de un gran paro nacional por las mujeres y por todas nuestras reivindicaciones este 8 de marzo, que debe retomar y potenciar la lucha por el aborto legal, por la separación de la Iglesia del Estado y contra los partidos del ajuste y la represión.

TE PUEDE INTERESAR: 1F: el movimiento de mujeres sale a las calles

En esta nota:

Compartir

Comentarios