fbnoscript
5 de febrero de 2019

Multitudinario 1F en Bahía Blanca

Miles en defensa del aborto no punible, por el aborto legal, contra los femicidios, y denunciando la responsabilidad del Estado.
Por Corresponsal
Plenario de Trabajadoras Bahía Blanca

Horas después del femicidio de Agustina Imvinkelried en Santa Fe, y mientras se desarrollaba la tortura a la niña jujeña de 12 años violada y luego obligada a parir por el Estado, en Bahía Blanca se comenzó a organizar la convocatoria –impulsada por el Plenario de Trabajadoras y representantes locales de la Campaña por el Aborto Legal - que este 1F tuvo a más de 2000 personas en la calle. 

Se llevó a cabo una radio abierta donde se expresaron distintas organizaciones y familiares de víctimas.  El denominador común fue la fuerte denuncia “El Estado es responsable” ante los números aberrantes de femicidios en lo que va del año, y ante el incumplimiento del derecho al aborto no punible, desconocido absolutamente por todas las instituciones del Estado en Jujuy, empezando por el gobernador Gerardo Morales y el ministro de Salud Gustavo Bohuid, que borraron de un plumazo un derecho ganado por el movimiento de mujeres hace un centenar de años.

La separación de la Iglesia del Estado y la ESI laica y científica en todos los establecimientos educativos fue también una exigencia de las distintas organizaciones, para  que termine toda intromisión religiosa en el Estado, sobre todo en la salud y en la educación. Fue denunciado el papel de la Iglesia como factor de contención y disciplinamiento, que muy bien le viene al macrismo y los gobernadores del ajuste en medio de una crisis económica y política cada vez mayor.

La agudización de esta crisis, además, agrava nuestras condiciones de vida, exponiéndonos a los trabajos más precarizados, a despidos, desocupación, hambre y miseria. A raíz de ello, el Plenario de Trabajadoras colocó fuertemente el repudio al ajuste de Macri y la oposición patronal, y expresó su solidaridad con  aquellos sectores del movimiento obrero que enfrentan despidos (Siam, Interpack, Pilkington e Inti, entre otros) denunciando la parálisis de las burocracias sindicales entregadoras.

Frente a una burocracia sindical que aísla las luchas y que actúa como losa de las reivindicaciones del conjunto de los explotados, y en especial de las mujeres trabajadoras, señalamos que es el movimiento de mujeres y LGTBI el que tiene la responsabilidad de abrir nuevamente un camino de lucha, comenzando con un parazo este 8M, que haga temblar a este régimen social que nada puede ofrecernos sino esta barbarie de muertes.

Junto a este cuadro, coexiste el total vaciamiento del presupuesto para políticas de género,  que no será subsanado con leyes u ordenanzas que dicten la “emergencia por violencia de género” como apuntan algunas organizaciones  –y que de hecho, ya existen-. Estos planteos caen en saco roto ante el presupuesto 2019 votado por todos los espacios políticos patronales, incluyendo a aquellos que hoy tienen estas consignas como “centrales” entre sus reivindicaciones de género. Recordemos que ya en 2015 en Bahía Blanca se votó por unanimidad una ordenanza de este tipo, y el presupuesto destinado a ello fue completamente insuficiente.

La única salida es la organización de las mujeres y de toda la clase trabajadora de forma independiente del Estado y de la Iglesia.

Organicemos en cada lugar de estudio, de trabajo y en los barrios un masivo paro internacional para este 8 de marzo de lucha por nuestros derechos, y contra las políticas miserables de Macri y los gobernadores.

Plenario de Trabajadoras Bahía Blanca

 

TE PUEDE INTERESAR:

1F: el movimiento de mujeres ganó las calles

La política de la violación de niñas (acerca del editorial del diario La Nación)

El kirchnerismo y el 1F

Compartir

Comentarios