fbnoscript
1 de marzo de 2019

Córdoba: Asamblea #NiUnaMenos exige y prepara el paro efectivo el 8M

La organización de la jornada del 8 de marzo en Córdoba, por el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, se desarrolla en el marco de multitudinarias asambleas de más de 200 personas y con una intensa lucha política en el interior del movimiento, en un año signado por la crisis y el proceso electoral.

Desde las primeras asambleas el kirchnerismo y aliados (colectivo #NiUnaMenos, Mumalá, Frente Patria Grande, Triunvirato Cayetano), intentaron correr el eje de la lucha por el aborto legal, esgrimiendo la necesidad de la “declaración de emergencia en violencia de género” como una salida parlamentaria al crecimiento de la violencia y los femicidios. Esa posición fue rápidamente desplazada por un análisis y una crítica a la experiencia parlamentaria concreta de nuestra provincia, donde las principales demandas de las mujeres, plasmadas en sendos proyectos de ley presentadas en la Legislatura, fueron ninguneadas por las fuerzas políticas del régimen y utilizadas para fomentar organismos burocráticos bajo la órbita estatal, que lejos de combatir la violencia constituyeron herramientas solo útiles para la demagogia oficial en materia de género.

El kirchnerismo

La alianza del sector K con la Iglesia para colocar en el freezer hasta 2020 el reclamo de aborto legal, en función de un armado electoral que incluye a los celestes en una “batalla prioritaria” contra el ajuste de Macri, quedó en evidencia cuando sus agrupaciones le sacaron el cuerpo y boicotearon abiertamente la concentración del 1F frente a la casa de Jujuy, por el aberrante caso de la niña violada, torturada  y obligada a parir en esa provincia. Pero el pañuelazo federal del 19 de febrero y la marea verde que se apostó frente al Palacio de Justicia de la provincia en reclamo de la aplicación del aborto no punible -bloqueado por la ONG clerical Portal de Belén desde hace 7 años- fue el factor movilizador que terminó imponiendo en la asamblea de mujeres la consigna central de aborto legal hacia el paro del 8M.

Contra aquellas que nos llaman a renunciar a la lucha por el aborto legal, en aras de “enfrentar todos unidos el ajuste de Macri”, destacamos que son las mismas que todavía intentan cerrar filas con el PJ provincial de Schiaretti -que llevó al pie de la letra todos los planes de ajuste del gobierno de Cambiemos y que co-gobierna con el Portal de Belén. Asimismo, marcamos cómo el aborto clandestino golpea con crudeza a las mujeres y niñas pobres, y el eminente carácter de lucha que tiene el reclamo por su legalización -al calor de la agudización de la crisis y del rol de regimentación social que tiene la iglesia católica y evangélica.

A partir de una obstinada delimitación de estos armados políticos, opuestos por el vértice a los intereses de las mujeres, disidencias y trabajadores, abrimos paso a un frente de lucha con la izquierda y activistas para la independencia del movimiento de las fuerzas políticas que pactan con la Iglesia, los gobiernos y el FMI.

 

Resoluciones

Esta enorme lucha política derivó en conquistas concretas. Entre ellas, la asamblea resolvió un curso de acción, una proclama y un afiche dirigido a las centrales sindicales de la CGT y la CTA con la exigencia de que convoquen y garanticen un paro activo y efectivo por el aborto legal, contra el ajuste de Macri y los gobernadores, y contra toda forma de violencia hacia las mujeres y disidencias.

El alcance de estas iniciativas fue un factor determinante en el pronunciamiento de las burocracias respecto al paro del 8M. La CGT Rodríguez Peña, que nuclea a los sindicatos de  Luz y Fuerza, Suoem (Municipales de capital), Surbac (recolectores), Aoita (transporte), Camioneros, entre otros, resolvió la convocatoria, aunque -como era de esperar de la conducción K- sin emitir palabra sobre el aborto, y dejando al arbitrio de los sindicatos de base la modalidad del paro. Por otro lado, en el marco del rechazo de la docencia a la propuesta salarial de miseria y la votación en las asambleas, UEPC (Docentes) decidió adherir. Se trata de una posición defensiva de las burocracias ante una imposición del movimiento y por ende un triunfo de las trabajadoras; está planteado ahora poner en pie, mediante las asambleas en los lugares de trabajo, el paro general efectivo y un plan de lucha hasta derrotar los planes de ajuste. Las corrientes de izquierda y de lucha que batallan en la asamblea deben llevar esas conclusiones al seno de los sindicatos.

Nos metemos en la recta final de la batalla política por un gran paro internacional de mujeres, que sea el puntapié de la lucha de toda la clase obrera contra un régimen político que se sustenta en la violencia y opresión. La lucha es ahora. #AbortoLegalYa #SeparaciónDeLaIglesiaDelEstado.

Compartir

Comentarios