fbnoscript
14 de marzo de 2019 | #1540

Multitudinario 8M en todo el país

Una gran batalla y delimitación políticas

“Aborto legal ya. No al ajuste de Macri, les gobernadores y el FMI. Basta de violencia patriarcal”. Detrás de una bandera de arrastre con estas consignas, decenas de miles de mujeres marcharon a Plaza de Mayo en el marco del paro internacional con el que se conmemora el día de la Mujer trabajadora en todo el mundo. Al frente de la marcha se encontraban las representantes de las organizaciones de mujeres, de la juventud y de los movimientos LGTB+, de los sindicatos combativos y de las luchas obreras. 

La vibrante columna, teñida de verde, partió desde Congreso con demora, debido a que la Policía de la Ciudad había entorpecido el armado del escenario para realizar el acto en la plaza, pero la provocación finalmente fue desarticulada por la firmeza de las compañeras. No fue la única dificultad que debieron afrontar. A último momento, las centrales sindicales se negaron a entregar los aportes comprometidos para cubrir el alquiler del sonido: bastó denunciar esto frente a la enorme marea verde congregada en la plaza para reunir el dinero necesario en apenas unos minutos. El disgusto de la burocracia sindical tiene una explicación sucinta: le ha dado la espalda a todo este enorme movimiento, refrendando su rol conservador y su alianza con el clero y los partidos de Estado. El movimiento de mujeres que organizó el 8M les exigió públicamente que convocaran a parar y movilizar. En algunos gremios, la presión de la base impuso el paro, como en el caso de los docentes de Ctera, en el marco de un paro de no inicio de 72 horas, y el cumplimiento de la medida fue masivo.

Foto: Valen Vignardi

“Las reivindicaciones de la mujer trabajadora, de la juventud, de las disidencias sexuales están puestas en el centro de la escena política”, señaló Romina Del Plá, diputada nacional por el Frente de Izquierda y secretaria general del Suteba La Matanza.

“Esta es una de las grandes movilizaciones de este país que está repudiando el ajuste de Macri y los gobernadores; que está denunciando el plan de guerra del gobierno contra el conjunto de la clase obrera y particularmente contra las mujeres”, agregó Vanina Biasi, dirigente del Plenario de Trabajadoras-Partido Obrero.

El acto central consistió en la lectura de un documento que resume todas las reivindicaciones del movimiento y denuncia a los responsables del ajuste, la alianza con el clero, la perpetuación del aborto clandestino y la represión en cabeza de Mauricio Macri, los gobernadores y el Fondo Monetario Internacional. Las definiciones de fondo de ese documento fueron el resultado de un intenso debate político en las asambleas preparatorias y del aporte de la izquierda y las luchadoras del movimiento obrero, que dieron gran batalla frente a las corrientes conciliadoras.   

“Un femicidio por día, niñas que deben llevar embarazos a término, obligadas por funcionarios públicos; mujeres que mueren por abortos clandestinos. La realidad de este país ya no da para más. Necesitamos poner en pie una alternativa social política de las mujeres y la clase trabajadora y hoy llevamos adelante este paro con esa perspectiva y con ese programa", finalizó Biasi.

La marea verde volvió a cubrir las calles de Buenos Aires y de todas las ciudades del país uniendo a las trabajadoras en un mismo grito de lucha y rebelión.    
 

Compartir

Comentarios