fbnoscript
19 de marzo de 2019

8M en el Estado: a pesar del paro que no fue, miles nos movilizamos

Por Ariadna
Tribuna Estatal

El pasado 8 de marzo las mujeres paramos y poblamos una vez más las calles en el marco del Día Internacional de la Mujer Trabajadora generando una jornada multitudinaria con las consignas de “Aborto legal ya” y “Abajo el ajuste de Macri, los gobernadores y el FMI”.

La jornada finalizó con la lectura de un documento que fue elaborado y consensuado entre todas las organizaciones que participaron durante semanas en la Asamblea de Mujeres, y que intentó ser boicoteado por las centrales sindicales  (CGT, CTA-T y CTA-A) a partir de no realizar su aporte para el pago del sonido del acto central, para enmudecer a las miles de trabajadoras que reclamaban por la separación de la Iglesia del Estado, el aborto legal, enfrentar el ajuste de Macri y los gobernadores y para ello la exigencia de la convocatoria al paro a las centrales. Sin embargo esto pudo sortearse gracias al aporte solidario de las  mujeres que se movilizaron.

Ante tamaño boicot, algunas dirigentes hicieron sus descargos, desprovistos de toda verdad, como fue el caso de Silvia León de ATE Nacional, quien sostuvo que el sindicato convocó y desarrolló el paro, que tuvo un 75% de acatamiento de los estatales. La burocracia se jacta de un paro el cual no preparó y en algunos casos ni siquiera convocó por jugar un rol de contención al movimiento de mujeres que hoy lleva a las calles las demandas de las trabajadoras. 

En la mayoría de los organismos del Estado no se ha desarrollado un paro de actividades en el marco del 8M. UPCN (gremio que nuclea a la mayoría de los estatales) ni siquiera lo convocó. ATE Nacional, mientras tanto, se limitó a enviar las notas de la convocatoria a un “Paro feminista” y a llevar adelante actividades pequeñas y desprovistas de una convocatoria masiva de las trabajadoras. La Verde y Blanca de ATE Capital, además, desarrolló actividades proselitistas de cara a las elecciones de ATE de este año, entregando en algunos casos pañuelos verdes con la consigna “Catalano 2019”.

Es decir, a excepción de organismos como Garrahan e INTI en donde la jornada cobró otra dimensión, el paro en el Estado fue de características muy disímiles a la que pretende hacer creer Silvia León. Y esto responde necesariamente al operativo de contención que, de cara a las elecciones de este año, la burocracia desarrolla en medio en un cuadro de ajuste brutal, tarifazos, despidos y mayor movilización de las mujeres, y al vínculo entre ellos tienen con el Vaticano. Un dato no menor es que una semana después del 8M, ATE y la CTA-A organizaban y participaban de una jornada de debate con el Obispo de Lomas de Zamora, junto a la CTEP. 

Las direcciones de nuestro sindicato han intentado boicotear nuestra jornada de lucha, pero este boicot fue vencido porque las estatales nos movilizamos de todas maneras, incluso frente a la amenaza de descuentos que el Ministerio de Modernización realizó. 

Por todo esto, las estatales debemos impulsar la organización de las trabajadoras al interior de nuestros organismos y discutir por las condiciones materiales en las que desarrollamos nuestro trabajo. El salario ha queda atrasado, no contamos con jardines materno-paternales en nuestros edificios y el reintegro por guardería o jardín es miserable, y, como si fuera poco, en muchos organismos ponen “llegada tarde” si hacemos el ingreso luego de los 15 minutos de tolerancia. Tampoco contamos con lactarios en todos los edificios. Por otra parte, los días de licencia por maternidad y familiar enfermo son escasos. Éste régimen incluso no existe para las trabajadoras que se encuentran con contratos precarizados (monotributo o tercerizadas).

Estas son algunas de las cuestiones que debemos discutir en nuestros lugares de trabajo, poniendo en pie las comisiones de mujeres que tome los problemas reales de las trabajadoras, pelee por ellos y le exija a la conducción del sindicato que deje de hacer oído sordo frente a nuestras necesidades:

-          Por la ampliación de las licencias por maternidad y paternidad, y por familiar enfermo, y por la incorporación de todas las licencias al régimen de presentismo.

-          Por el cumplimiento de la ley de jardines materno-parentales.

-          Por un salario mínimo igual a la canasta básica familiar, por el pase a Planta Permanente y el fin de la precarización.

-          Contra la reforma laboral, el ajuste y el tarifazo. Por el aborto legal, seguro y gratuito y la separación de la Iglesia del Estado.

Compartir

Comentarios