fbnoscript
23 de marzo de 2019

El 3 de abril comienza el juicio por el femicidio de Luna Ortiz

Habrá un festival el 30. El 3, movilizamos a las 9 hs al TOC7 de San Isidro
Por Corresponsal

El 2 de junio del 2017 Luna Ortiz, de 19 años, salió a una entrevista de trabajo en la localidad de Benavidez (partido de Tigre) y no regresó. Tras una intensa presión de los familiares para encontrarla, en un proceso plagado de irregularidades, la policía entregó el cuerpo de Luna sin vida en una casa velatoria. A pesar de haberla bañado y maquillado, perduraron moretones producto de golpes y diversos rastros sexuales explicitando una muerte signada por la violencia. Isaías Villarreal, dueño de la casa donde la hallan muerta, es el único imputado y en cumplimiento de prisión preventiva bajo la carátula “abandono de persona seguido de muerte” y “suministro de sustancias estupefacientes a título gratuito”.

El cuestionado fiscal de la causa, Marcelo Fuenzalida, a cargo de la Fiscalía en violencia de género, mediante la figura de “abandono”, busca cerrar un proceso de lucha, caracterizado por el constante choque contra la impunidad del Estado.

Fue femicidio, el Estado es responsable

La contaminación del cuerpo de Luna por parte de la policía al entregarla bañada y maquillada, la falta de resultados del cotejo de las pruebas de ADN, la negación al acceso a las cámaras de seguridad de Tigre (y posterior borrado) por parte del intendente Julio Zamora, el maltrato de Fabiana Tuñez (titular del Instituto Nacional de las Mujeres) que negó colaboración con el caso, la escisión de la muerte de su contexto al cajonear las causas por trata y narcotráfico por parte del fiscal Fuenzalida, son los sucesos más obscenos que dan cuenta del proceso de impunidad estatal en marcha.

Un fallo absolutorio o por “abandono” revictimizaría a Luna una vez más, al hacerla responsable de su propia muerte, y así esconder el verdadero abandono que es muy anterior y por parte de un Estado que sentencia a la ruleta rusa a la juventud golpeada por el desmantelamiento de la educación, la proscripción a la educación sexual, científica y laica, al desempleo y la precarización laboral, a la falta de vivienda digna y servicios básicos. Por elevación, sería un tiro hacia todo el movimiento de lucha por la emancipación de la mujer al clasificarnos en “malas” víctimas, naturalizando mecanismos de sometimiento e invirtiendo las responsabilidades. Luna muere por ser mujer, desocupada, víctima de la vulnerabilidad social, atrapada por redes de criminalidad organizada amparadas por todos los resortes del Estado.

La campaña por Justicia por Luna: un proceso de lucha independiente

Se ha puesto en pie una comisión de familiares y amigos de Luna, que viene impulsando volanteadas, asambleas, radios abiertas, pintadas, acciones callejeras, estructurando un polo de reagrupamiento de lucha independiente en la Zona Norte.

El próximo sábado 30 se realiza un festival de bandas en la estación de Tigre, en el centro político del distrito, para denunciar a los responsables de la muerte de Luna, reclamar por el esclarecimiento y justicia, e invitar a movilizar el miércoles 3 de abril, a las 9 hs, al juzgado TOC7 de San Isidro.

El escandaloso reciente fallo absolutorio por el femicidio de Lucía Pérez en Mar del Plata marcó la cancha. Con el método de la organización independiente y la movilización popular, el movimiento de mujeres tiene la responsabilidad de poner a disposición toda su fuerza para inclinar la balanza, reforzando el tramo final de la campaña por Justicia por Luna. Será también un aporte a la lucha por una sociedad sin sometimiento ni explotación, ni muertes evitables.

Justicia Por Luna.  Fue Femicidio.

Compartir

Comentarios