fbnoscript
13 de abril de 2019

Justicia por el femicidio de Luna Ortiz: el 25 de abril se dictará sentencia

Por Corresponsal

El viernes 5 se leyeron los alegatos en el juicio sobre el femicidio de la joven Luna Ortiz en el partido de Tigre. El fiscal Marcelo Fuenzalida y la abogada querellante Nevart Nazaryan pidieron 18 años de condena para Isaías Villarreal, por abandono de persona agravado por suministro de estupefacientes. Y pidieron la imputación de dos testigos: para Pablo Paz por “abuso sexual con acceso carnal”, quien sostuvo haber tenido relaciones con Luna en estado de inconsciencia durante la noche de su muerte, y “falso testimonio” para Matías Laroca.

Fue femicidio, el Estado es responsable

La crudeza de los relatos testimoniales durante el juicio, expusieron la historia de una piba de un barrio obrero, de familia trabajadora; un barrio golpeado por los despidos, los tarifazos, la precarización laboral y la falta de oportunidades. Dieron cuenta de un proceso de violencias sistemático; que escaló hasta acabar con la vida de Luna en la casa de Villarreal en Benavidez (partido de Tigre).

Luna salió a una entrevista laboral el 2 de junio del 2017. "Quería salir adelante", reafirmó una testigo (profesional de la salud) que la atendió meses previos a su muerte. Esa noche, Villarreal la condujo a su casa, allí la esperaban 2 hombres más. Fue ultrajada en un raid sexual en el cual la intercambiaron como mercancía, drogada y alcoholizada hasta perder la consciencia, negándole atención médica habiendo un Centro de Salud a solo dos cuadras.

El cuadro de vulnerabilidad social transformó a Luna en una víctima de las redes de explotación sexual y narcotráfico. Este contexto criminal condenó de muerte a Luna por ser mujer, joven y desocupada. Y es especialmente lo que la justicia, la fiscalía, el Municipio y la policía buscó esconder durante todo el proceso de investigación. El fiscal Fuenzalida cajoneó las causas por narcotráfico y trata de personas con fines de explotación sexual, apuntando a Luna como responsable de su propia muerte por sobredosis. El intendente Julio Zamora (Tigre) les negó a los padres, Marisa y Facundo, el acceso a las filmaciones de las cámaras de seguridad del distrito; las cuales, sin dudas, hubiesen sido un valioso aporte al esclarecimiento de la actividad de esta banda criminal. Del mismo modo durante el juicio se dio a conocer que las pruebas de ADN se “habían degradado”, producto del encubrimiento policial que entregó el cuerpo lavado, y los golpes maquillados.

Reforcemos la lucha

Este sistema de impunidad estatal hacia los femicidas chocó con la fuerza de la organización independiente. Se forjó un polo de lucha alrededor de la exigencia de justicia por Luna en Tigre. Se conquistó el inicio de este juicio mediante el desarrollo actividades de visibilización y denuncia, de importantes movilizaciones, cortes de calle, festivales, radios abiertas, pintadas, entre otras actividades. 

La difusión y sensibilidad que ha despertado el caso, es un elemento de presión al Tribunal. Reforzando las acciones de lucha y movilizando masivamente a la lectura de la sentencia el dia 25 de abril, a las 13.00hs en el TOC7 de San Isidro (Centenario 456) podemos arrancar una conquista judicial, en el camino de destapar la realidad de opresión y violencias que sufrió Luna, y que sufren miles de niñas y mujeres en los barrios populares. La lucha continuará para que no haya más muertes evitables, como la de Luna. Hasta tirar este régimen social capitalista, que impone, con todo tipo de violencias, la explotación de las mujeres, los trabajadores y la juventud, en favor de la ganancia de unos pocos.

Compartir

Comentarios