fbnoscript
18 de abril de 2019

Trabajadoras del Teatro Colón denuncian violencia y malos tratos

Por Corresponsal

Trabajadoras y trabajadores del sector de Sastrería del Teatro Colón denunciaron que desde la jefatura del sector soportan descalificaciones personales y hacia su trabajo, así como persecución (pedir permiso para ir al baño, no hablar con nadie fuera del sector) y violencia psicológica (gritos, retos y humillación delante de los propios compañeros de trabajo). La denuncia es un ejemplo más del maltrato que acompaña la precarización y la flexibilización que soportan tanto los trabajadores como las trabajadoras, que se agrava en el caso de estas últimas por su condición de mujeres.

Las y los trabajadores del Primer Coliseo se enteraron de que esta seguidilla de ataques dejó como consecuencia a media docena de compañeras contratadas cesantes porque no pueden seguir soportando el acoso, la desvalorización y los malos tratos que lleva a cabo la Jefa de la Sastrería, quien cuenta con el apoyo de varios estamentos del Teatro, la Dirección General, la Dirección de Recursos Humanos y la Directora General Escenotécnica y de delegados gremiales de Sutecba. En tanto, la jefatura se ha mostrado reticente -y brutal- para aceptar las situaciones de compañeros que padecen enfermedades crónicas de considerable gravedad. En uno de estos casos se ha separado a una trabajadora del resto de los compañeros, con la excusa de "hacerlo por su propio bien" y se la ha puesto en tareas solitarias y a contraturno del resto. Hay que recordar que en el sector se trabaja con diferentes tipos de máquinas y trabajar en solitario conlleva peligrosidad.

El día de ayer las y los trabajadores realizaron una afichada general con firma anónima y con diversas frases como: “Decirte 'lo que hacés es una porquería' es maltrato´´, ”Si amenaza con dejarte sin trabajo es maltrato”, “Si impone el miedo en vez de respeto es maltrato”, “Si no te da los días que corresponden por ley es maltrato”, “Apoyá a los trabajadores de Sastrería”. Esta afichada no pasó inadvertida para los trabajadores que inmediatamente fueron mostrando su indignación, apoyo, y solidaridad con el sector afectado. Esta no es la primera vez que las y los trabajadores del Colón reaccionan y denuncian públicamente las diversas situaciones de maltrato laboral pero tampoco es la primera vez que la burocracia sindical de Sutecba tapa, arrincona, y aprieta a quienes se animan a denunciar cualquier tipo de injusticia o situación misógina. En el día de hoy la burocracia de Sutecba se ha ocupado de amedrentar a distintos trabajadores buscando al responsable de la afichada, en vez de preocuparse por las denuncias que los propios trabajadores están realizando.

Es tanta la fuerza que logran los trabajadores unidos que varios delegados gremiales fueron al sector apenas horas después de la actividad exigiendo los nombres de quienes habían osado denunciar a la jefa de la Sastrería. En su rol de cómplice histórico de la patronal, la burocracia ya ha empezado a mostrar signos de debilidad ineludibles. Pareciera que no pueden con la bronca de los trabajadores ante las paritarias a la baja que firman con el gobierno, ante la entrega de derechos históricos, y ante los pactos a cambio de las cajas de las obras sociales y los evidentes vínculos con el poder político de turno.

Es necesaria la organización de las trabajadoras y los trabajadores del Teatro, desembarazados de estas direcciones sindicales cómplices. Contra el atropello de las jefaturas y direcciones que aplican el diciplinamiento. Por una asamblea masiva que marque las tareas y plantee una nueva dirección sindical.

En esta nota:

Compartir

Comentarios