fbnoscript
18 de mayo de 2019

Libertad para Pili: basta de criminalizar a las mujeres pobres

Detienen a una mujer en Tucumán injustamente acusada de matar a su bebé

Desde el 2 de mayo se encuentra detenida en Santiago del Estero una joven, de una localidad del interior de Tucumán, acusada injustamente de haber asesinado a su bebé.

La joven, conocida por sus amigos y vecinos como Pili, sufrió la pérdida de su hijo (cuando tenía 9 meses) por una complicación respiratoria en octubre del año pasado. Al poco tiempo de nacer, éste había sido diagnosticado con hipotonía, una discapacidad que afecta el desarrollo motriz, y también tenía dificultades para alimentarse y convulsiones.

Frente a este cuadro Pili se hizo cargo de la atención médica y de la rehabilitación, que implicaba viajar a San Miguel de Tucumán todas las semanas. En sus condiciones de pobreza, solo cobraba la asignación familiar y una pensión por la discapacidad de otro de sus hijos (tiene 4 hijos más), y trataba de garantizar sus necesidades.

En una visita a familiares que viven en Clodomira, Santiago del Estero, en octubre del año pasado, el bebé se descompensó, y pese a los intentos desesperados de reanimarlo, cuando llegó al hospital ya nada se pudo hacer.

A 5 meses de la pérdida de su bebé, Pili fue detenida en su casa en Tucumán bajo la acusación de homicidio doblemente agravado por el vínculo. Por el informe de un perito forense que desconoce la historia clínica del bebé y las circunstancias en las que se produjo su complicación respiratoria, se la incrimina injustamente de haberlo asfixiado mecánicamente.

Una vez más se criminaliza a una joven por ser mujer y por ser pobre. Santiago del Estero, bajo el zamorismo, tiene un historial de perseguir a mujeres trabajadoras. Recordemos las injustas detenciones de la mamá y hermana de María, una joven que murió por las complicaciones de un aborto clandestino, acusadas de ser cómplices de esta tragedia social y quienes actualmente siguen procesadas. O el caso de María Campos, una mujer del interior, quien por falta de atención médica también terminó muriendo por un aborto clandestino. Se trata de la provincia que tiene como decano normalizador de la Facultad de Medicina a Eduardo Allub conocido antiderecho, objetor de conciencia.

El propósito de esta política es aleccionar y disciplinar a las mujeres santiagueñas para sostener la estantería de un régimen de miseria, precarización laboral y de un carácter oscurantista y reaccionario, por la injerencia de la Iglesia. Como resultado de esta orientación institucional, es que ahora Pili está privada de su libertad y puede ser condenada a perpetua.

Exigimos la inmediata libertad de Pili y su desprocesamiento. Y desde el Plenario de Trabajadoras llamamos a que desde el movimiento de mujeres desarrollemos una campaña nacional para arrancar su libertad.

En esta nota:

Compartir

Comentarios