fbnoscript
14 de junio de 2019

Mundial femenino de fútbol: la ilusión sigue intacta

Por Sofía L.
Jugadora Liga BAFI

Tras lograr un empate histórico en el debut ante Japón, la selección argentina femenina se acaba de enfrentar a Inglaterra por la segunda fecha del Grupo D del Mundial Femenino de Fútbol Francia 2019.

El encuentro, que  comenzó a las 16 horas, se disputó en el Stade Océane de la ciudad de Le Havre (con capacidad para 25.178 espectadores) y contó con transmisión de la TV Pública y de DirecTV. En el mismo, se evidenció la superioridad futbolística de las inglesas, no sin la lucha aguerrida del seleccionado que dirige Borello. Destacable actuación de la arquera Correa, que atajó más de 4 mano a mano y un penal.

Argentina viene de lograr un 0-0 histórico ante Japón, que significó el primer punto para el seleccionado nacional en la historia de los mundiales femeninos. Hasta el momento, las pibas "Albicelestes" habían disputado seis encuentros entre las citas de Estados Unidos 2003 y China 2007 y había perdido todos ellos.

Esto es la expresión de la desidia de los dirigentes y la falta de apoyo al deporte amateur en la Argentina.

La mayoría de las jugadoras de la selección juegan en clubes extranjeros ya que en su país natal no pueden desarrollarse como profesionales, ni vivir del deporte que tanto las apasiona.

Por eso deben migrar hacia otros países donde hay una infraestructura mayor y una profesionalización del fútbol, pero vale destacar que nunca tiene comparación con las sumas millonarias que perciben futbolistas masculinos, aunque jueguen en divisiones inferiores que las mujeres en relación a las ligas de las que participan.

Así las cosas, cabe seguir destacando la garra de las chicas del seleccionado que más allá de los prejuicios estereotipados (lo que debe ser y hacer una mujer en esta sociedad) siguen adelante con su lucha por tener un espacio en el mundo machista del fútbol.

Y ese espacio lo estamos logrando entre todas: las que entrenamos en plazas, las que luchamos por un espacio en un club, las que tuvimos que bancarnos la desprotección de los clubes cuando nos lesionamos, las que le torcimos el brazo a la AFA y logramos que, al menos, los clubes tengan (mínimamente) en cuenta a las pibas.

Por todas nosotras y por las que vendrán, que tendrán un futuro más inclusivo y formativo, luchamos día a día, y eso se imprime en las pibas de la selección que hoy salieron a romperse el alma en el campo de juego contra una potencia mundial como es Inglaterra, y la semana que viene irán con la misma postura a buscar una hazaña contra Escocia.

Vamos las pibas. La única lucha que se pierde es la que se abandona.

En esta nota:

Compartir

Comentarios