fbnoscript
2 de septiembre de 2019

Oscurantismo en San Miguel: el Concejo Deliberante declaró el 8A como “Día de la acción por las dos vidas”

En una nueva muestra del oscurantismo del gobierno local y sus cómplices, el Concejo Deliberante del distrito bonaerense de San Miguel resolvió en su última sesión considerar de interés municipal a la campaña para que se declare como “Día de Acción por las dos vidas” al 8 de agosto (por la fecha en que en 2018 el Senado votó contra la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo).

Presentado por Ángeles Di Conza, presidenta del bloque oficialista de Cambiemos, fue aprobado con los votos de este bloque. Mientras tres concejales del peronismo votaron en contra, otros tres -Juanjo Castro, Bruno Bachetti  y Javier Coronel- se abstuvieron, y concejales mujeres del mismo bloque esquivaron el bulto  ausentándose el día de la sesión, con lo que permitieron esta votación contra los derechos de las mujeres.

Estamos ante un nuevo hecho de provocación por parte de un gobierno del clericalismo más rancio. Recordemos que el pasado 1° de junio se realizó en San Miguel una reunión entre Joaquín De la Torre (ex intendente y actual ministro de Gobierno bonaerense), y Damara Alves (la ministra de la Mujer, Familia y Derechos Humanos de Jair Bolsonaro), que finalizó con un pañuelazo celeste junto al actual intendente Jaime Mendez y otros funcionarios municipales. 

En el municipio de San Miguel se echan trabajadoras por pronunciarse contra los femicidios, se prohíben charlas sobre Educación Sexual Integral en las escuelas, se reprimen a las movilizaciones de mujeres y se censuran libros sobre estas temáticas.

La política represiva, condenatoria hacia las mujeres por parte del municipio, no sería posible sin la implicancia del bloque opositor, actualmente en la lista del Frente de Todos (que no se ha pronunciado contra estos ataques). El mencionado Juanjo Castro viene de proponer y hacer votar el cambio de nombre de la calle Balbín por Papa Francisco; en la reciente votación sobre el 8A, dejó claro que su abstención no debía confundirse con ningún acercamiento a una defensa de los derechos de las mujeres a decidir, al señalar que lo que faltaba en el municipio eran más políticas públicas para garantizar las “dos vidas”.

San Miguel muestra claramente la necesidad de la separación de la Iglesia y el Estado. Hay que sacar al Opus Dei que nos gobierna en el distrito, y de conjunto a las Iglesias que inciden en las políticas del Estado. Las variantes clericales están de los dos lados de la falsa polarización: la inclusión de sus referentes en las listas de Macri-Pichetto y Fernández- Fernández busca avanzar con la presencia en el seno del Estado de estas instituciones que imponen la violencia y subordinación de las mujeres. Quienes procuran avanzar con los planes del FMI buscan frenar y regimentar a un movimiento que ha salido en rebeldía a pelear contra el Estado por sus derechos.

Es necesario organizarnos de manera independiente a quienes comulgan con los sectores clericales. El próximo 28 de septiembre, las mujeres del noroeste tendremos un primer espacio de deliberación y lucha, en el encuentro regional de Mujeres y Disidencias. Esta cita en el Día Internacional por el Derecho al Aborto en Latinoamérica y el Caribe, debe ser un punto de encuentro y organización contra este tipo de políticas. Será además la instancia de preparación hacia el Encuentro nacional que se realizará en La Plata, donde mujeres  y disidencias del todo el país tendremos la tarea de poner pie un plan de lucha por nuestros derechos y contra los planes de ajuste.

Compartir

Comentarios