fbnoscript
3 de marzo de 2020

Encuentro de mujeres sindicalistas con el gobierno: nuestros reclamos estuvieron ausentes

Por Amanda Martín secretaria gremial de Ademys
Encuentro de mujeres sindicalistas con el gobierno: nuestros reclamos estuvieron ausentes

Foto Archivo 2019 Encuentro Nacional de Mujeres

El 28 de febrero en dependencias de la Casa Rosada se realizó el 1° Encuentro de Mujeres Sindicalistas con el Ministerio de Mujeres, géneros y diversidad con la presencia de la ministra Eli Gómez Alcorta. Este encuentro con la agenda del gobierno, constó de una charla y dos comisiones de debate denominada “Hacia la promoción de la igualdad de géneros y políticas de cuidado en el mundo del trabajo”.

La CGT oficial, la CTA de Yasky y la CTA “Autónoma” dieron el presente en el Museo de la Casa Rosada. La apertura del encuentro estuvo a cargo de un panel conformado por Gómez Alcorta, Cecilia Merchán, Noé Ruiz, de la Confederación General del Trabajo de la República Argentina CGTRA); Jaquelina Flores de la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP) y Yamile Socolovsky de la CTA.

Diferentes representantes sindicales expresaron como cierre de dicho encuentro que su único propósito es defender al gobierno, ningún reclamo, demanda, denuncia al Estado, que es el principal responsable de la opresión y violencia que se ejerce contras las mujeres y disidencias.

“Tenemos mucho para hacer dentro de los sindicatos, pero no vamos a permitir que se ataque a un gobierno popular, vamos a construir con un norte, que es el trabajo decente porque es el feminismo el que va a sacar a las mujeres de la precarización laboral”(sindical.federal.com.ar) afirmó Mara Rivera, subsecretaria de Género e Igualdad de Oportunidades de la Secretaría Gremial de la Asociación del Personal Superior de Empresas de Energía (APSEE) en la CGT.

Yamile Socolovsky, secretaria de Relaciones Internacionales de la CONADU fue más clara aún “Tenemos una agenda muy importante para seguir militando, para seguir construyendo, y ahora con nuestra presencia en el Estado, en el gobierno nacional, en el gobierno de la provincia, en el Parlamento, tenemos que discutir sobre el trabajo que es la clave de la recuperación de nuestro país en esta etapa…” (cta.org.ar).

La composición de la reunión representó también un avance en el reclamo presidencial para que las centrales se unifiquen, no para ganar fuerza en favor de los trabajadores sino detrás del apoyo gubernamental. Unir fuerzas para mejor contener a las y los trabajadores afectados por la recesión, las paritarias a la baja y el pago de la deuda. Estas son las que no quieren parar junto a sus compañeros de trabajo y por ende de clase pero si postrarse frente al presidente de la nación.

En el centro de la reunión estuvo el tema que fuera caballito de batalla de estas burocracias frente al gobierno de Macri: reclamar la adhesión del país al convenio 190 que la OIT suscribió en su reunión del centenario de junio de 2019, frente al cual las patronales argentinas presentes se abstuvieron.

El mismo refiere a la cuestión del acoso laboral y es, definitivamente, un saludo a la bandera en un mundo en el que las relaciones laborales son cada vez más precarias, o sea vulnerables, carentes de recursos para hacer valer ni siquiera las leyes. 

La negativa de las representaciones sindicales que concurren al cónclave patronal a discutir avances concretos para las mujeres, que comienza por retrotraer la rebaja de los costos laborales que viene ejecutándose a nivel mundial desde hace años, la reposición de legislaciones tendientes a cuidar a las mujeres, fomentar sus ascensos en la escala laboral, socializar las tareas de cuidados para que puedan hacerlo, fomentar licencias especiales o castigar a los países como Argentina cuyas licencias por maternidad y paternidad están por detrás de las establecidas por el propio organismo es una muestra de que responden a intereses ajenos a los de las mujeres de la clase obrera

Los anuncios sobre las “políticas de cuidados” que hace el Ministerio no son más que un discurso en la medida que no se dispongan a frenar la transferencia de recursos hacia las patronales y al FMI. Con una educación cada vez más descalificada, con la eliminación de las profesionales en los niveles iniciales cambiando docentes por abuelas con necesidades, con la ausencia de cobertura social para las mujeres que deben trabajar con los planes sociales, sin presupuesto, no hay política de cuidados que valga.

#8M y#9M

Mientras las docentes del todo el país (80% del gremio es mujer) pelean por lo más elemental que es el salario, las que firman una paritaria nacional de $23.000 como la Ctera, UDA, Sadop, Amet, es decir todas las centrales, se integran todos los días un poquito más al Estado, colaborando con el gobierno haciendo pasar ajustes brutales, fijando como prioridad el pago de la deuda externa y el acuerdo con el FMI. Condenar a una trabajadora a la pobreza ($40.000 la Canasta Básica Total de enero) y no luchar por estos reclamos sencillamente es ser agente del Estado dentro de los sindicatos, en este caso con rostro de mujer.

Estuvieron ausentes las paritarias libres, el salario, las asignaciones familiares, las licencias, la precarización laboral, la desigualdad salarial, los jardines infantiles en los lugares de trabajo, hasta el principal reclamo que hoy moviliza a miles como el aborto legal, seguro y gratuito. Ningún documento o petición fue presentada.

¿A dónde vamos a dirigir nuestros reclamos? Colocar la exigencia de nuestros reclamos ante cualquier gobierno es el piso de donde no debe moverse el movimiento de mujeres, si queremos conquistar nuestras demandas, defender el aborto legal sin restricciones, rechazar la injerencia de las iglesias en la salud, educación, ligando las reivindicaciones particulares al conjunto de la clase obrera con el método de la acción callejera, el paro y la movilización.

Durante todos estos años diferentes organizaciones hemos participado de espacios comunes--con profundas divergencias políticas- para realizar históricas movilizaciones a Plaza de Mayo, a excepción del año 2018 en oportunidad del tratamiento del proyecto de la Campaña nacional por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito, realizando esfuerzos impresionantes para lograr paros el 8 de marzo día internacional de la mujer trabajadora. Defender la marcha central este 8 y 9 a Plaza de Mayo es un principio para mantener la independencia política de este enorme movimiento de mujeres.

Vamos a los lugares de trabajo, estudio, a poner en pie asambleas para impulsar con todo este 8 de marzo y el 9 paro internacional de mujeres por todas nuestras demandas, al centro del poder político.

Compartir