fbnoscript
18 de marzo de 2020

Río Cuarto: por un movimiento activo e independiente de mujeres y disidencias

Por Julia Quiroz
PdT Río Cuarto

Tras otro masivo Paro Internacional de Mujeres, de más de 8 mil personas en Río Cuarto, queda pendiente un balance que muestre las políticas que atravesaron esta marcha, en contexto con la situación del país y de la ciudad en época electoral. No obstante, luego de varias asambleas vaciadas y cooptadas por el PJ/kirchnerismo en un intento de burocratizarla, y el abandono del resto de los partidos de izquierda, el movimiento independiente de mujeres de la ciudad se mantuvo presente y en grito de lucha más que nunca, mostrando las verdaderas consignas que se levantan desde las bases.

En un intento de bajar consignas ganadas desde hace años, como separación de la Iglesia y el Estado, porque ponía al movimiento en una postura de confrontación directa con el clero (quienes en realidad fueron los primeros en tomar esta actitud al realizar misas en todo el país el 8M contra el Aborto Legal), y también bajar las consignas como Aborto Legal YA, porque supuestamente ya habíamos ganamos el proyecto (que no es autónomo, que no es el que ganamos en las calles, que es el que se está pactando en términos con la Iglesia, etc.), se pudieron ganar, no solo a la lucha dada en las comisiones y reuniones, sino también en la expresión que se dio en la jornada con pancartas y pañuelos de mujeres, trans, travestis, estudiantes, trabajadoras, etc.

Debemos mantener presente y activa ahora más que nunca esta independencia política, de los organismos del Estado y las patronales entreguistas, para arrancar los derechos que están en la agenda política del movimiento. Porque somos conscientes que no existe “un nuevo momento político para las mujeres” y no vamos a depositar nuestra confianza en el nuevo gobierno (que no tiene ningún mérito propio sino que lo tiene el propio movimiento de lucha),  porque los salarios de las trabajadoras docentes y de salud siguen estando por debajo de la línea de la pobreza, porque sigue habiendo una complicidad explicita de las iglesias y el gobierno, porque se sigue pagando una deuda usuraria y fraudulenta, que recorta nuestros presupuestos de emergencia ante violencia de género y el sistema de salud del cual dependemos, que nos terceriza y precariza, que no nos brinda cupo laborales para mujeres trans y travestis, entre muchos otros derechos y exigencias que todavía quedan por conquistar.

Ahora estamos impulsando la organización para defender la salud de las mujeres y disidencias en tiempos de ajuste y pandemia. No se nos escapa que la hay una crisis económica, política, y sanitaria precedente que agrava el contexto en el cual impacta el coronavirus en el país. Aunque por ahora no haya casos confirmados en Rio Cuarto, no tenemos ninguna seguridad de que no habrá casos en la ciudad. Más que nunca hay que actuar ahora para proteger al pueblo de Rio Cuarto.

Por todo lo que nos falta y para defender todo lo que tenemos es necesario tener una organización propia e independiente del movimiento de mujeres y disidencias, junto al PdT – Partido Obrero para mantener en vigor la lucha y evitar la entrega de esta.

Compartir

No cars.

Comentarios